jueves, 9 de agosto de 2012

Introducción



HISTORIA DE VILLANUEVA CASANARE
EL ESPÍRITU DEL LLANO                          
 CULTURA CRIOLLA LLANERA

UN TEJIDO DE HISTORIAS
FUNDACIÒN DE VILLANUEVA
SUS  RAÌCES SOCIO-CULTURALES
IDENTIDAD CULTURAL DE VILLANUEVA
HUELLAS EN LOS ALBORAES DE VILLANUEVA
NARRADORES Y FUENTES PRIMARIAS

 Compilación y análisis de     ALEJANDRO  BARRERA AVILA

Luego de juiciosos diálogos  con los narradores 
CAMPO  ELIAS  FORERO  ROMERO,    JOSE  DAVID  PEREZ  LARA,  PAULINA  BOHORQUEZ  GAMA,  MISAELINA VARGAS DE DÍAZ, LUISA NIETO DE  DONCEL, ADELA LÓPEZ  PEREIRA, BERNABÉ VERA  GAMBA,   HILDA AURORA RAMOS  DE  ROMERO, ADALIA RINCÓN PARRA, YORMARY RINCÓN PARRA, ELVIA PARRA LARA, SALVADOR  CANTOR MARCELO, PEDRO MARTÌN GAMA, DUMAR PARADA PARRA, MISAEL NIÑO HERNÁNDEZ, JULIO MONDRAGÓN,  SANTOS  AVILA  FERNANDEZ, VÍCTOR MANUEL RUIZ, EFRAÍN REYES PARRA,  LIBARDO RODRÍGUEZ FORERO, MIGUEL RODRÍGUEZ, ALVARO RODRÍGUEZ,  MISAEL PERILLA, GONZALO  PAEZ  JUEZ,  y otros, 


A. Barrera registra estas fuentes primarias de consulta y expone algunas reflexiones y opiniones para los investigadores de las Ciencias Sociales, sobre algunos aspectos de la Historicidad de Villanueva.



    PRESENTACIÓN
" El Espíritu del Llano, Villanueva Un Tejido de Historias ", es un testimonio global conformado por el conjunto  de otros testimonios dentro de la tradición oral y ancestral. Con esta obra no busco un reconocimento dentro de  los protocolos disciplinarios de las Ciencias Sociales y Humanas, ya que su esquema no se ajusta a un formato convencional, siendo, más bien, una mezcla de elementos de ensayo y monografía con argumentos de ponencia en un debate propositivo.
Así que no espero una evaluación dentro de los  protocolos investigativos académicos sino el reconocimento al esfuerzo autodidáctico durante los últimos cinco años. Mi vinculación con Villanueva durante más de 4 décadas ha motivado este testimonio aunado con el sentir propio del criollismo llanero expresado a través de los narradores aquí convocados.
( Alejandro Barrera, Villanueva, enero 2014 ).

 RESUMEN

La cultura criolla de la Orinoquia no solamente nos ha dejado un legado de conocimentos técnicos y científicos como ejemplo vivo de un proceso durante 500 daños en que una naturaleza llana, bravía e implacable fue sometida por colonizadores capaces de asimilar y sobrellevar, con igual bravura, aquellas leyes ambientales. También nos ha dejado otro legado: valores sociales y  axiológicos  patrimonio cultural de ejemplar significado en la búsqueda de soluciones a las actuales crisis sociales. Comparando pero no igualando, en una proporcional magnitud, la cultura criolla llanera también refleja algunos elementos fundamentales de aquella sabiduría ancestral y universal de los más antiguos sabios como Lao-Tsé, Budha, Sócrates, Platón, Salomón, Jesucristo, y otros, ahora retomados en su fuente para intentar –tardíamente- solucionar las fallas históricas de las instituciones religiosas, educativas y gubernamentales.

Por su vinculación  con Villanueva durante  cuatro décadas Alejandro Barrera Ávila ha registrado un amplio testimonio desde la fuente primaria, donde teje una compilación de anécdotas vivaces y testimonios lúcidos que fluyeron en coloquios y gracejos de valioso significado cultural y axiológico, donde ha encontrado un nervio conector entre la tradición oral de piedemonte en territorio fronterizo Casanare-Meta y  los protocolos y  objetivos para la enseñanza de la historia.
En la obra se refleja una expresión cultural de la oralidad ancestral de Casanare recogida en los entornos de Villanueva. Se puede leer en este registro narrativo algo en común con el panorama nacional y global.  En todos los países del planeta estamos atrapados en la contradicción que polariza la derecha con la izquierda, pero aún no hemos hecho claridad de que en la dialéctica socio-histórica "una mano lava a la otra y ambas lavan la cara ". En el imaginario colectivo global y transtemporal, vivimos como especie humana en una fijación del modelo histórico polarizado entre las ofensivas y las defensivas obstaculizando o demorando la evolución delos deberes y los derechos fundamentales de la especie humana. Se debe socializar, simultáneamente de arriba-abajo y viceversa, un mejor nivel de aplicación humanista, en la pràctica de los deberes y derechos humanos, dos caras de un mismo objeto en la fenomenología evolutiva social. Para que los dioses no se apasionen más debemos reconocer, cada cual,  nuestros propios errores, dentro del yerro de los demás, y así corregirnos y despolarizar la violencia. Esta es la conclusión ética con la lectura y el análisis de la tradición oral-ancestral de Casanare, reflejada en los orígenes de Villanueva.

En esta obra se propone una ética de la historia aplicada desde la escolaridad básica estableciendo que el cambio necesario en el mundo  globalizado se está conformando por una nueva dialéctica que confronta dos trilogías : gobierno-religión-educación y ciencia-espiritualidad-filosofía, sustentadas en una democratización de la teología y de los derechos humanos, liberando a la vez  a la pedagogía de  las manipulaciones institucionales.

Comunitariamente estamos urgidos a  responder por las estructuras de fondo de todos los paradigmas, para instaurar una convivencia dentro de todos los grupos sociales, pues el estado actual de cambio, es ley providencial, meta-histórica y suprainstitucional que nos afecta a todos, desde las cúpulas hasta las bases sociales.
De  los orígenes de Villanueva, Alejandro Barrera ha recolectado unos datos que muestran todas las semillas socio-culturales de  una  equilibrada modernidad con expectativas dinámicas donde ahora –en el  quincuagésimo aniversario de su fundación- podemos observar a todo del país en mestizaje propicio a bienlograr el reto del momento da actual : Construir  una cohesión comunitaria con el propósito de evaluar, replantear y corregir lo necesario en cada situación, valorando también los beneficios y logros de cada persona y grupo social.

Alejandro Barrera Ávila, compilador
Contactos  e-mail : villavacasa@hotmail.com                                                     

   -  o  -

                    DIEZ REFERENTES TEÓRICOS DEL  MARCO GENERAL DE ESTA OBRA :

1.― " En el registro histórico es necesario tener en cuenta todos los hechos pertinentes al contexto del objeto de observación ".  
                                                  (Licenciada Clemencia Romero Ramos – Villanueva 2009 ).

2 - " Quienes han vivido la historia pueden decir muchas cosas ciertas, pero los historiadores, según su capacidad o según su intencionalidad, pueden sesgarlas o interpretarlas muy a su criterio o interés personal. El historiador debe establecer criterios lo más científicamente apropiados, porque la historia es del que la escribe "                                                         (  Licenciado Gil Roberto Ardila – Villanueva 2009).


3― " Creo que en la historia sobre los inicios de Villanueva se debe tener en cuenta el impacto social tan favorable de aquellas personas antiguas que sin saber leer ni escribir, o que escasamente habían asistido por uno o dos años a la escuela, sin embargo demostraron una sabiduría innata, un don de gentes en la manera tan acertada de tratar a las otras personas y de colaborar desinteresadamente en los eventos comunitarios o familiares. Ya fueran hombres o mujeres, es admirable la educación natural o espontánea con que aquellas personas sirvieron a sus congéneres ".
                                       (Paulina Bohórquez Gama, vivifica la cultura llanera. Villanueva – 2010) .


4.-  " . . . . . es preciso saber apreciar y valorar también los gestos y los símbolos de los que son ricas las culturas populares . . . . ". (   Juan Pablo II - El Vaticano 2005 ).



5.- En el imaginario colectivo de los hombres y mujeres del llano, subsisten algunos fenómenos inexplicables ( el gigante, el silbón, la bolafuego ).  No obstante el gran interrogante que nos hacemos es ¿  por qué hoy en día no se presentan ? . No es desacertado afirmar que la desaparición de tales elementos sobrenaturales estaría ligada al avance de la civilización con todos sus efectos : contaminación, deforestacion, ruido . . . Los espíritus del llano, guardianes de la tierra, se alejan o desaparecen, relegándose a la memoria oral y a los relatos de quienes tuvimos la fortuna de observarlos en el pasado . " 
                                                ( Licenciada Yormary Rincón Parra , Villanueva 2012 )


6 - " Un pueblo que no se asoma a sus fuentes culturales no conoce su rostro " (Joaquín Piñeros Corpas ).
      " Donde  no se conserva piadosamente la herencia del pasado, pobre o rica, grande o pequeña, no esperemos que brote un pensamiento original  . . . . .  ".  ( Menéndez y Pelayo )   - Las dos anteriores  son citas del doctor Javier Ocampo López y del Licenciado Jaime Leguizamón Merchán, en la monografía : PACHAVITA - CUMBRE DEL HOMBRE , Academia Boyacense de Historia - 2011) .


 7.-  " La historia es directamente proporcional a la inteligencia humana, premia o castiga, de acuerdo al nivel de comprensión que tengamos de ella, pues somos los seres humanos los creadores de la historia, somos seres responsables y generadores de nuestras propias conquistas o fracasos, derivados de nuestra  ignorancia o asertividad.  Hagamos uso de la historia reconociéndola como una herramienta indefectible de lucha y reconstrucción de nuestra identidad y libertad ". 
                                          ( Licenciado José Rodolfo Arias Moreno -  Villanueva, octubre de 2012 )


8.- " Los hábitos adquiridos en esas múltiples interacciones entre emisores y receptores es lo que denominamos cultura ".   
                      Francisco Helí Ramírez Fonseca, Academia Boyacense de la Lengua - Tunja 2012 ) .

9.- "En materia de conocimiento histórico no hay verdades definitivas, pues dicho conocimiento está en permanente construcción". ( Historiador Pedro Gustavo Huertas, Tunja 2009 )

10.- "En piedemonte llanero y la Orinoquia, un excesivo énfasis educativo sobre el desempeño tecnológico e industrial viene eclipsando las vocaciones de las juventudes que desean estudiar pedagogía y ciencias sociales. En la curva evolutiva de las recientes décadas viene creciendo el actual momento histórico en que las instituciones aprenden a descifrar la CIENCIA ÉTICA, mutando su concepto en la práctica del Ahora Cotidiano junto con los Principios Eternos.
  Porque la actual crisis social-histórica   acelera el cambio de mentalidad frente a sí mismo (originalidad ), frente a la comunidad ( dignidad  humana ) y frente al país ( equidad social y honestidad ).                                          
                                             ( Alejandro  Barrera Ávila,  Villanueva 2012 )
                                                                             - o -




  • INTRODUCCIÓN

La Cultura Criolla de los Llanos orientales se sustenta ESTÉTICAMENTE desde una dimensión profunda del alma, fuente de genuinos “sentimentos” y de asertivas reflexiones donde fluyen las melodías, danzas y poesías formando un abanico de temas que denotan una lúcida percepción e interacción con la Madre Naturaleza y su Creador, en un escenario que es exigente de temperamentos bravíos. Esta profusión estética se ve complementada con sus variadas creaciones artesanales, que lejos de buscar un efecto decorativo se objetivizan como elementos indispensables en sus labores : chinchorros, cauchos, cachos, sillas, sogas, canoas, pilones y otros instrumentos. La riqueza y pureza de la expresión estética del llanero criollo fluye  libre de las quejumbres que podrían motivar las contingencias, dificultades y peligros que en forma modesta y valerosa superaba a diario el llanero criollo.  Los valores que sustentan una ética social pragmática son reflejados en su  vida comunitaria e individual. Las tradiciones orales aquí compiladas reflejan significativamente la configuración de esta cultura ganadera que se desarrolló y llegó a su madurez en tan sólo quinientos años.

En los dos primeros  capítulos se muestran imágenes de la vida llanera con elementos esenciales para construir el significado de la cultura criolla patrimonio de Casanare, Meta y Arauca. Más adelante se sugiere que el precipitado mestizaje multiétnico de Villanueva, todavía presenta déficits cualitativos en su sentido de pertenencia territorial, que no le permiten configurar aún su identidad cultural en el marco de una ciudad cosmopolita a escala nacional, por lo cual se hace necesaria una mayor intervención imparcial de científicos sociales que apliquen una pedagogía ciudadana sobre la historicidad de este terruño y sobre la necesidad de consolidar participativamente el proceso de construcción de la identidad cultural comunitaria dentro de la actual fase de maduración social en su condición de ser una ciudad joven. Otro tema de importancia, sobre la historicidad de los orígenes de  Villanueva, es  la actitud displicente de algunos   funcionarios, desde la política cultural del 2006 al 2010, quienes han permitido un manejo reduccionista, en flagrante desconocimento de los protocolos éticos de las ciencias sociales.

La fundación de la  ciudad de Villanueva, Casanare, fue gestionada en 1962 por llaneros criollos y colonos asentados desde  la década de 1950 en el oriente de la vereda de Matasuelta de Aguaclara, en el sur de  Casanare. En un amplio esquema cronológico, esta joven ciudad ha cumplido tres fases en su desarrollo social inicial: primero una previa fundamentación de la cultura criolla entre 1940 y 1960, período en que se incrementaron los " fundos " ( viviendas y terrenos en  su entorno ). Luego  la fundamentación institucional y urbana entre 1962 y 1963 y  después un proceso de mestizaje pluri-étnico incrementado a partir de la década de 1980. La primera Junta Comunitaria de los fundadores, según el testimonio de Campo Elías Forero, fue constituida en febrero 14 de 1963, en acto de oficio ante el Personero de San Luis de Gaceno Publio Forero Romero, con las siguientes personas: Urías Duque, Pascual Daza, Pauna Amaya, Bernardo Doncel, Jeremías Lara, Bernabé Vera, Antonio Forero, Campo Elías Forero, otros, cuando fue gobernador de Boyacá el doctor Gustavo Romero Hernández. Ahora, al inicio de la segunda década del siglo XXI, Villanueva  tiene alrededor de 32.000 habitantes con una notoria población flotante. Además de su caracterizado entusiasmo en los eventos de participación comunitaria, también cultiva y disfruta de vitalismo y alegría en sus frecuentes festejos y actos musicales con representaciones culturales de todo el país. Pero la  " pega "  del joropo es algo innegable en toda la población. Por el acelerado y atìpico mestizaje multiétnico a partir de 1980, toda Colombia baila joropo en Villanueva, aunque durante la última década ya se están abriendo espacios a las otras coreografías regionales del resto del país. También su población deja entrever diversas potencialidades, latentes bajo el tráfago de la subsistencia, que son el fermento de su identidad cultural, en vías de formación. Plantas exóticas ornamentales, forestales y nativas transformaron estas sabanas y ahora reverdecen al unísono con el mestizaje multiétnico. En sus pobladores hay una gran reserva de bondad, colaboración, paz, iniciativa, deseo de progreso.

La génesis de esta obra de largo aliento, -1987-2012-, trae una gama temática que permite explorar sociológicamente los orígenes culturales de Villanueva, Casanare.
En toda la obra se pretende  valorar, con un método teórico-deductivo-inductivo,  algunos tópicos:
A.- Elementos culturales significativos en la ganadería criolla llanera y en el entorno ecológico. B.- Ilustraciones  culturales llaneras con algunas leyendas. C.- Circunstancias, narraciones  y testimonios sobre la fundación de Villanueva. D.- Proceso de conformación de la Identidad Cultural de  Villanueva.  E.- Factores ideológico-culturales que han causado algunas actitudes excluyentes y sesgos en la historicidad de los orígenes de Villanueva. F.- Formulación, discusión y evaluación del sentido ético de la historia.  Son elementos de la historicidad de Villanueva que se tejen con enfoques sociales, propugnando la evolución histórica actual, cuando las sociedades están superando todo fanatismo. Con base en la tradición oral, en eventos y circunstancias del devenir socio-cultural de Villanueva, en esta obra intento establecer, de forma somera, un campo concientivo móvil y multidimensional donde convergen  criterios interdisciplinarios. Se percibe implícito el esquema de una red estructurada y sostenida por un sentido de unicidad convergente de los criterios asumidos.

La obra es el producto de la recopilación y el análisis, durante varios años de trabajo de campo, de la tradición oral, donde se teje un contexto de dinámicas sociales, institucionales, públicas y privadas, articuladas en un esquema de utopismo histórico, donde surge una cuestión central en el nuevo contexto cultural de libertad de cultos religiosos: ¿ Cómo se posibilitaría, en las aulas escolares, un incremento de  los valores espirituales,  pero  sin depender de algún dogma  institucional en particular ?  Desde las ciencias sociales, valiéndome  de didácticas  con base epistemológica y trascendiendo sincretismos, veo oportuno plantear un humanismo holístico reclamado tantas veces en la pedagogía genuina.  Un escenario pedagógico, sin fanatismos religiosos ni políticos y  una amplia cátedra de humanismo científico sincronizarían la formación de valores éticos, religiosos, sociales y ambientales. Sin la adoctrinación de ninguna institución religiosa en particular, la comunidad educativa viene aportando indirectamente a cada iglesia y a cada hermandad religiosa modelos didácticos favorables a sus predicaciones pastorales sociales y  paralelos a los misterios  teológicos y sobrenaturales.

En las narraciones se reflejan elementos de la  práctica social contemporánea, donde se generan diversos temas y se reflejan algunos problemas sociales de difícil solución  que padecemos actualmente y que buscamos solucionar en una democracia donde se articulen socialmente cuatro concepciones básicas :  Nación en la globalidad; País multicultural; Vitalidad  del Estado; y Responsabilidad Coherente del Gobierno, cuatro asuntos dentro del debate actual del  país. Los temas  más controvertidos, apenas señalados en esta obra ( capítulos VII y VIII ), quedan a juicio de  los lectores quienes en su libertad y posibilidad de reflexionar puedan sacar sus propias conclusiones.  El referente deductivo es  la idea de un organismo o Aldea Global en su evolución socio-histórica actual, donde el terruño ( (Villanueva )  es el  referente inductivo ,  ciudad  considerada como célula tanto del organismo global como del órgano socio-cultural colombiano.

Entre los objetivos a que apunta la definición de historia está la autoaplicación de “conocimentos” favorables al ser humano en cuanto posibiliten una autorregulación y cambios  en los mecanismos individuales dentro del imaginario colectivo, propiciando así la evolución social. Actualmente el concepto de  evolución social se conforma dentro de  un holismo que integra las concepciones de: país, nación, gobierno, estado, religiones, culturas, ciencia y tecnología, con base en los principios de Ética y Ciencias Sociales, paradigma educativo que impacta en la trilogía gobierno-religión-educación. El objetivo del enfoque es fomentar  cambios de mentalidad en los miembros  de la comunidad educativa quienes asumen -individualmente-  una responsabilidad histórica en la formación de sus valores éticos, religiosos, humanos y ambientales. Por tal motivo se sugiere un esquema ético donde la enseñanza de la historia induce al cambio de mentalidad favorable al bienestar social en una cultura política y religiosa sin fanatismos.
En los capítulos VII y VIII se enuncia la problemática de ética social común a todos los pueblos, en el marco del utopismo en la enseñanza de la historia, con un piensamento binario, dicotómico, no por ser éste el modelo más adecuado pedagógica ni filosóficamente, cuando se trata de formular posibles soluciones a la crisis de valores sociales, sino porque tal enfoque dicotómico es aún obligante en la estructura de nuestra cultura tradicional caracterizada por una inercial confrontación polarizada entre facciones ideológicas. Aquí se argumenta que el conocimento sobre una organización social - en cualquier época y lugar donde se ubique - se puede enfocar desde dos referentes. Primero, mirando los arquetipos que generan condicionamentos inherentes al subconsciente y al imaginario colectivos y que por lo tanto determinan el comportamento humano como especie total. La mitología griega tiene una especial didáctica sobre la caracterización de los arquetipos. Las compulsiones generadas por los arquetipos en el subconsciente de toda la humanidad son energías canalizadas que conforman los imaginarios colectivos. Pero aunque estas canalizaciones básicas arquetípicas son universales, los imaginarios colectivos derivados de ellas son particulares, diferentes, en cada raza y cultura.  El imaginario colectivo es un campo de fuerza psicoemotiva, condicionada históricamente que aglutina y ordena las  manifestaciones de la cultura. El imaginario colectivo está conformado por las tradiciones, por los comportamentos naturales y por la educación en el hogar, en la escolaridad y en los cultos religiosos. Este referente universal sirve como punto de partida deductivo que nos permite aproximarnos didácticamente al conocimiento de los diversos patrones culturales particulares, en este caso el de Villanueva.  El segundo referente, es una mirada inductiva-particularizada sobre la historia del país y de Casanare, a mediados del siglo XX, caracterizado por el conflicto interpartidista,  con el fin de contextualizar los orígenes socioculturales de Villanueva. El estudio cruzado de las historias, la universal, la nacional y la territorial, nos posibilita un análisis de la experiencia del pasado con el fin de reconocer los valores heredados y también corregir los errores heredados en el imaginario colectivo y prospectar un futuro de convivencia posible. Esta manera de sacarle provecho a la lectura de la historia, mirando los dos esquemas, el general y el particular, pertenece a una metodología deductiva- inductiva de ética histórica. 

En esta obra el emblema enunciativo ESPIRITU DEL LLANO engloba la simbología ético-cultural llanera y se articula con los objetivos que las ciencias sociales establecen para el estudio de la historia:  " La historia como una filosofía de ejemplos, ayuda a formar los valores universales en los educandos " (Javier Ocampo López - Tunja 1995). Asumiendo como un "organismo", a nuestra actual  Aldea Global, en esta obra se señala a Colombia como un "órgano" socio-cultural, donde  Villanueva se asume como “célula”,  se deduce que  las éticas  de las instituciones políticas, educativas y religiosas, se vienen renovando por exigencia de los tiempos. En esta  perspectiva se sugiere un esquema ético donde la enseñanza de la historia induce al cambio de mentalidad favorable al bienestar social en una cultura política y religiosa sin fanatismos. Sin embargo, es preciso reconocer que los tratados posmodernos con propuestas para reestructurar nuestro sistema social-político y posibilitarnos la solución al progresismo autodestructivo, son temas de un trabajo prolijo que requieren un compromiso investigativo profundo, de gran complejidad y amplia cobertura temática, lo cual está por fuera del alcance de esta obra. Entonces, la temática aquí se ha reducido a un ajustado conjunto de elementos culturales y de algunos enunciados de nuestros problemas sociales formulados dentro de un esquema que nos lleva a reflexionar sobre las siguientes antítesis:

A - Una pedagogía popular, congénita,  innata, no académica, pero genuina, de algunos líderes naturales, propia de la cultura nativa, en contraste con la avalancha alienante de un academicismo mediático, característico del actual sistema global-tecnocrático de producción-consumo.
B - Una interrelación hombre-tecnología-naturaleza sustentable, en contraste con un desarrollismo-progresista sin sustentación ecológica ni cultural-nativa.
C - Una sana y equilibrada libertad de piensamento, generadora de sinergias, en contraste con el reduccionismo doctrinario y fanático.
Campo Elías Forero Romero y sus contemporáneos distinguidos narradores  se refieren a los orígenes socioculturales de Villanueva, constituyendo el principal soporte referencial con elementos suficientes tanto para prospectar la identidad cultural de esta joven ciudad como para inducir una didáctica de proyecto ético histórico. En el despliegue de las narraciones tambián se reflejan algunos conflictos sociales de mediados del siglo XX, donde se ven diversas personalidades, ya sean combatientes revolucionarios, políticos o sacerdotes, contrastados en las antítesis de sus heterogéneas e individuales actitudes.
FORMATO DE LA OBRA
El esquema historiográfico de esta obra no pertenece a un formato único convencional. Es un campo de intersección  de tres enfoques : trabajo etnográfico de campo en la tradición oral, tracto investigativo  y aplicación ética con sugerencias pedagógicas sobre el estudio de la historia en la escolaridad básica, aspectos que se pueden reducir en un enunciado general : Orígenes socio-culturales de Villanueva. Hay otro detalle fuera de protocolo dada mi condición de rústico autodidacta. Reconozco que el conjunto de obras del referente bibliográfico no se ajusta a un contexto unificado sobre la temática diversificada, puesto que de cada obra consultada he aislado enunciados – a modo de “collage” literario – que no son referentes argumentativos sino  apoyos enunciativos en mi argumentación. Tampoco le extrañe al lector que, previniendo efectos subliminales nocivos, haya cambiado la ortografía de las palabras terminadas en “miento”, escribiendo en su lugar, por ejemplo, piensamento, tratamento, cumplimento, mandamento, procedimento, requerimento, en asonancia con juramento, fundamento, detrimento, firmamento, etc.  etc. El análisis de esta iniciativa es de  competencia de los especialistas en ética lingüística y estética fonética. En consecuencia, esta obra no es un proyecto convencional. Es, más bien, una compilación de testimonios directos y de la fuente primaria, que han motivado algunas reflexiones y opiniones enfocadas desde una ética de la historia. Para los estudiantes e historiadores desprevenidos y transparentes, esta obra puede ser simplemente una fuente de datos para complementar una monografía, con propuestas pedagógicas, mientras que para otros criterios, con segundas intenciones y desde un academicismo mediático, esta obra puede ser un caldo de cultivo aprovechable para elaborar plagios mediante sesgos maquillados con apropiadas figuras literarias, con el fin de  obtener galardones a expensas de este trabajo de campo que durante varios años realicé,  recolectando  estos testimonios originales y desarrollando talleres autodidácticos.

La obra contiene narraciones con testimonios, fuente primaria, de las décadas de 1950,1960, 1970 y 1980 que constituyen un conjunto de saberes complementarios en la base de datos necesarios al propósito de identificar los elementos de la cultura criolla de los llanos orientales de Colombia, pertenecientes a los territorios de Miraaflores y Campohermoso (Boyacá), Barranca de Upía ( Meta ), Aguaclara, Santa Helena, San Agustín, Hato La Libertad, Sabanalarga, Tauramena, extensa subregión geográfica-humana donde emergió la actual Villanueva.


                    Alejandro  Barrera  Ávila,   Villanueva,  2009 – 2012


PARA CONTINUAR , PARTE I,   HAGA  " CLICK "  EN    :   entradas antiguas

2 comentarios:


  1. DISTINGUIDO LECTOR ( a ) LA OBRA COMPLETA Y EN ORDEN DE CAPÍTULOS LA ENCUENTRA EN EL PORTAL DEL 9 DE ASGOSTO 2012 : La joven ciudad de Villanueva ....

    ResponderEliminar

  2. LA OBRA COMPLETA ESTÁ EN EL PORTAL :

    Villanueva-casanare de agosto 9 de 2012

    ResponderEliminar