jueves, 9 de agosto de 2012

Introducción


HISTORIA DE VILLANUEVA CASANARE

  EL ESPÍRITU DEL LLANO

    CULTURA  CRIOLLA  LLANERA
     UN  TEJIDO  DE  HISTORIAS



TRADICIÓN  ORAL DE VILLANUEVA, UN LEGADO CULTURAL COLOMBIANO

NARRADORES Y FUENTES PRIMARIAS


                     Compilación y análisis de ALEJANDRO BARRERA ÁVILA





Luego de juiciosos diálogos  con los narradores 

CAMPO  ELIAS  FORERO  ROMERO,    JOSE  DAVID  PEREZ  LARA,  PAULINA  BOHORQUEZ  GAMA,  MISAELINA VARGAS DE DÍAZ, LUISA NIETO DE  DONCEL, ADELA LÓPEZ  PEREIRA, BERNABÉ VERA  GAMBA,   HILDA AURORA RAMOS  DE  ROMERO, ADALIA RINCÓN PARRA, YORMARY RINCÓN PARRA, ELVIA PARRA LARA, BALVINA ROMERO ÁVILA, SALVADOR  CANTOR MARCELO, SAÚL ALDANA CASTAÑEDA, PEDRO MARTÌN GAMA, DUMAR PARADA PARRA, JULIO MONDRAGÓN, MISAEL NIÑO HERNÁNDEZ,SANTOS AVILA  FERNANDEZ, OCTAVIO ÁLVAREZ MOLINA, VÍCTOR MANUEL RUIZ, EFRAÍN REYES PARRA,  LIBARDO RODRÍGUEZ FORERO, MIGUEL RODRÍGUEZ, ALVARO RODRÍGUEZ,  MISAEL PERILLA, GONZALO  PAEZ  JUEZ,  JUAN ARÉVALO y otros, 

A. Barrera registra estas fuentes primarias de consulta y expone algunas reflexiones y opiniones para los investigadores de las Ciencias Sociales, sobre algunos aspectos de la Historicidad de Villanueva.



CONTENIDO

. Presentación.

. Resumen.

. PRÓLOGO,      Jorge Reyes Pulido U.P.T.C. Tunja

. INTRODUCCIÓN–     Referentes teóricos generales

. PARTE  I ENFOQUE ÉTICO DE ESTA OBRA   Definiciones de utopía, Utopismo histórico escolar, Librepiensamento y Pedagogos innatos, Discusión e inferencias.

. PARTE  II  LOS ORÍGENES COMUNITARIOS DE VILLANUEVA –Influencia de la etnia tegua, Narraciones.

. PARTE III ELEMENTOS DELA CULTURA CRIOLLA DE LOS LLANOSGuates, Cachilapeo, Glosario de términos llaneros, Etología del caballo, Cultura ganadera criolla, Escenas silvestres.

. PARTE IV  FUNDACIÓN DE VILLANUEVA –Preámbulo testimonial de César Augusto Ramírez Fonseca, Academia Boyacense de la Lengua Tunja,   Introducción, Historicidad, la Disyuntiva, Testimonios, Cuatro usurpaciones del territorio, Villanueva 50 años (poema ).

. PARTE V  HUELLAS EN LOS ALBORES DE VILLANUEVA –Testimonios.

. PARTE VI VENTILANDO LA DISYUNTIVA –La placa conmemorativa de Idelfonso López.

. PARTE VII  TERRITORIALIDAD E IDENTIDAD CULTURAL DE VILLANUEVA Referentes generales, Proyecto de extensión cultural “cachilapo”.

. PARTE  VIII CONTEXTO SOCIAL DE CAMPO ELIAS FORERO ROMERO.

.PARTE  IX EVALUACIÓN, DISCUSIÓN, INFERENCIAS Y PREDICCIONES.

Agradecimentos


BIBLIOGRAFÍA.

- o -



PRESENTACIÓN

Los narradores aquí convocados, con sus testimonios y con su sentir propio dentro del criollismo llanero, han posibilitado que" El Espíritu del Llano, Villanueva Un Tejido de Historias " sea también un testimonio global del compilador, cuyos primeros vínculos  con Villanueva datan desde 1969. La tradición oral señala que antes de la fundación del pueblo, el núcleo social-rural se cohesionó por el auge  renovado del Hato La Libertad, entre las décadas de 1940 y 1970. La autorización oficial para fundar Villanueva se aprobó en Tunja, en noviembre de 1962, siete meses antes de iniciarse la construcción de las primeras viviendas urbanas. Es decir que  Villanueva ya traía escogido su nombre, dentro de la solicitud de la aprobación oficial. La gestión comunitaria rural para fundar este pueblo, se debió a la necesidad de tener una escuela donde concentrar a los niños de este sector del sur de Casanare: entre Aguaclara, Tauramena, San Agustín y Santa Helena (en Casanare) y Barranca de Upía ( en Meta). Este libro muestra figuras llaneras criollas, y luego despliega algunos aspectos del desarrollo cultural urbano, hasta la década del 80. Finalmente, se diluye su perspectiva en la segunda década del siglo XXI.

Los elementos de la  historicidad de Villanueva que aquí se tejen, son aspectos sociales, propugnando la evolución histórica actual, cuando las sociedades están superando todo fanatismo. Con base en la tradición oral, en eventos y circunstancias del devenir socio-cultural de Villanueva, en esta obra se intenta establecer, de forma somera, un campo conscientivo móvil y multidimensional donde convergen  criterios interdisciplinarios.

 En general, el libro trata sobre la historia de Villanueva, pero no está configurado dentro del esquema único de una monografía. Su título "El Espíritu del Llano", trae connotaciones de valiosos significantes de humanismo genuino. Por ejemplo: 

1.- Algunos líderes naturales comunitarios, ancestrales, sin saber leer ni escribir,  y otros con sólo tres años de enseñanza escolar primaria, tenían cualidades optimizadas de pedagogos innatos, en un medio silvestre.
2.- Se dio una organización comunitaria, cohesionada, armónica, solidaria, sin autoridades civiles, eclesiásticas ni militares, hasta 1965. Tal significado axiológico del Espíritu del Llano, ha motivado que la Parte I  Enfoque Ético se haya desarrollado primero, con el propósito  de resaltar la importancia de la enseñanza de la historia, como medio de revisar el imaginario colectivo  y así reconocer y fortalecer los valores heredado, y en contraste, reflexionar sobre los antivalores también heredados, para que éstos sean evitados por los jóvenes.
3.- Estas narraciones sobre la cultura ganadera criolla del sur de Casanare, coinciden estructuralmente con otras recopilaciones, reseñas y documentos culturales seriamente investigados, sobre el criollismo de la Orinoquía colombo-venezolana.
4.- Aquí también se rescatan algunos contextos y escenarios de la fauna y flora del sur de Casanare.

La compilación por escrito de narraciones y su análisis correspondiente, se inició en 2009, hasta 2014. Con base en amplia información desde la fuente primaria, se han tejido  anécdotas vivaces con testimonios lúcidos, que fluyeron en coloquios y gracejos de valioso significado cultural y axiológico. Se estableció un nervio conector de la tradición oral de piedemonte, en territorio fronterizo Casanare-Meta con los protocolos y  objetivos para la enseñanza de la historia. En consecuencia, en esta obra se propone una ética de la historia aplicada desde la escolaridad básica, estableciendo que el cambio es necesario en el mundo social globalizado y en la región. Se está conformando una nueva dialéctica que confronta dos trilogías: gobierno-religión-educación frente a la trilogía ciencia-espiritualidad-humanismo. Dialéctica sustentada en una democratización de la teología y en el binomio  deberes-derechos humanos. Se propugna, además, por una pedagogía autónoma en cada Comunidad Educativa, con algún porcentaje significativo.
Entre 1950 y 1974, el conflicto interpartidista liberal-conservador, pasó de su etapa aguda la disminución de la violencia política. Pero en Villanueva quedaron sedimentos residuales del sectarismo político-religioso, pues tres décadas después de la fundación del pueblo, todavía salió a flote la discriminación entre dos grupos, excluyentes entre sí, que disputaban por considerarse cada uno, el único fundador del pueblo.

En la oralidad ancestral del sur de Casanare,  se puede leer algo en común con la sociología nacional y global. En el imaginario colectivo global a través de siglos, hemos vivido como especie humana, en una fijación del modelo histórico polarizado entre las ofensivas y las defensivas obstaculizando la tolerancia y el cumplimento de los deberes y los derechos fundamentales de la especie humana. Por tal razón, desde la experiencia de Villanueva se invita a socializar, simultáneamente de arriba-abajo y viceversa, un mejor nivel de aplicación humanista, es decir, solidaridad desinteresada. La práctica de los deberes y de los derechos humanos son dos factores de un mismo producto en la fenomenología evolutiva social. Se viene soslayando el entendido de que por no cumplir con los deberes, se vulneran los derechosEntonces, comunitariamente estamos urgidos a  responder por las estructuras de fondo de todos los paradigmas, para instaurar una convivencia dentro de todos los grupos sociales, pues el estado actual de cambio, es ley providencial, meta-histórica y suprainstitucional que afecta a todas las sociedades, desde las cúpulas hasta las bases sociales.

Para que la enseñanza de la historia sea ejemplarizante, según la exigencia de la normatividad educativa, se deben asimilar e interpretar las experiencias de la historia y proyectarlas en la ética escolar. Tal es el enfoque de este libro, que ubica a Villanueva como una célula regional, nacional y mundial. En consecuencia, se invita a reflexionar en que la responsabilidad social no tiene color político ni dogma religioso, pues somos responsables tanto las bases sociales: comunidades, etnias, estudiantes, sindicatos, sectores sociales de medianos y bajos recursos económicos, como también en  las cúpulas institucionalizadas: jefes de estado, directores educativos, legisladores, jurisconsultos, jerarcas religiosos, gerentes financieros e industriales. Sobre todos los niveles, condiciones y funciones sociales,  integralmente, a todos nos recae la responsabilidad de enderezar nuestros desvíos y desequilibrios atávicos. La propuesta ética escolar se enmarca dentro de la función humanística de la historia aplicada que, junto con el ejercicio literario, deben asumir las responsabilidad de contribuir con el mejoramento socio-cultural, asumiendo una posición de equilibrio y cordura para la solución de las tensiones polarizadas.

 RESUMEN

En el primer capítulo se anticipa la cosecha pragmática social, producto del cultivo de valores hallados al oriente de Aguaclara, vereda Matasuelta, registrados desde 1950. El epígrafe de la Parte I: "Enfoque Ético Escolar . . ." se refiere a un esquema de valores socio-culturales proyectados desde determinado estado axiológico social del criollismo llanero, y luego desarrollados en Villanueva, durante el mestizaje cosmopolita nacional, en la transición centenaria de los siglos XX y XXI.
Como se explicó, la línea temática "Enfoque Ético", es la Primera Parte del libro debido a que la historia de Villanueva, desde sus inicios fue afectada  por separatismos en la entraña de su sentido comunitario. Los habitantes criollos  liberales, promotores de la fundación, no ocuparon los primeros lotes urbanos, sino que los cedieron a favor de personas inmigrantes desde 1963. Las primeras viviendas del pueblo, fueron construidas para familias conservadoras en su mayoría. Entonces, entre algunos de los criollos y algunos de los inmigrantes, continuó el fanatismo político-religioso. O sea que una vez iniciado el desarrollo del pueblo en 1963, algunos de entre ellos, mutuamente, se discriminaban mostrándose indiferencia, entre católicos y no católicos. Aunque, también hubo excepciones, de lado y lado, quienes no eran fanáticos, pero que sí soportaron la discriminación de los fanáticos. Hasta 30 años después de la fundación, cuando se quiso publicar brevemente la historia del pueblo, todavía cada grupo manifestaba tendencias exclusivistas a figurar como único fundador. Los relatos y testimonios sobre este suceso, el lector los puede deducir accediendo directamente desde la página principal, por ejemplo: Parte IV la Fundación. Luego, la otra: Parte VI Ventilando la Disyuntiva, digitando cada Parte en el ángulo superior derecho, donde dice "Buscar".
La parte II y Parte III, tratan sobre el alma del criollismo casanareño. Se puede deducir que la cultura criolla de la Orinoquia, no solamente nos ha dejado un legado de conocimentos técnicos y científicos como ejemplo vivo de un proceso durante 500 años en que una naturaleza llana, bravía e implacable fue sometida por colonizadores capaces de asimilar y sobrellevar, con igual bravura, aquellas leyes ambientales. También nos ha dejado otro legado: valores sociales y  axiológicos como patrimonio cultural de ejemplar significado en la búsqueda de soluciones a las actuales crisis sociales. 

De  los orígenes de Villanueva se han  recolectado  datos que muestran todas las semillas socio-culturales de  una  prudente convivencia con expectativas dinámicas. En Villanueva, al celebrar el  quincuagésimo aniversario de su creación  (noviembre de 2012 ), se pudo observar a todo el país en mestizaje propicio a bienlograr el reto del momento actual : Construir  una cohesión comunitaria con el propósito de evaluar, replantear y corregir lo necesario en cada situación, valorando también los beneficios y logros de cada persona y grupo social.

Alejandro Barrera Ávila, compilador
Contactos  e-mail: villavacasa@hotmail.com


Nota: El siguiente texto es un resumen elaborado siete años después de haber iniciado las consignaciones de este link.

 
   

  
ORIGENES DE  VILLANUEVA  CASANARE
                  (Reseña 1950-1980)


PREÁMBULO


En los territorios de Casanare se inició el asentamento de núcleos familiares europeos hace más de cuatro siglos, dando origen a las haciendas, hatos, caseríos y pueblos. Algunos pueblos se originaron en los sitios de reducción donde los misioneros católicos concentraban a los indígenas sumisos.  Caso diferente el de Villanueva, de reciente fundación (mediados del siglo XX), surgida en sincronía con la primera década del posconflicto bipartidista político-religioso del país, después de la amnistía promovida por el general Rojas Pinilla.

Sobre la franja fronteriza llano-piedemonte, en el sur de Casanare, la industria ganadera criolla estaba sustentada por un asentamento rural (década de 1940) de 30 familias aproximadamente quienes acogieron generosamente a inmigrantes desplazados durante la década de 1950, procedentes de Campohermoso, Garagoa, Los Cedros, Almeida, Somondoco, elevándose la población a 42 familias aproximadamente, dispersas en los sectores del Hato La Libertad (vereda de  Matasuelta) en Aguaclara, San Agustín, Santa Helena y Barranca de Upía, cuyas distancias se podían cubrir en jornadas breves de una y hasta tres o cuatro horas cabalgando, entre los núcleos familiares de cada fundo.

La presente reseña tiene la particularidad de haber sido extractada de un trabajo de campo testimonial y narrativo, elaborado participativamente desde 2009 hasta 2014. De las diversas fuentes de oralidad sobre la cultura criolla llanera correspondiente a los territorios de la actual ciudad de Villanueva, aquí se han seleccionado cuatro narrativas testimoniales, idóneas para que los científicos sociales indaguen sobre las tradiciones orales y el carácter cultural ancestral de sus pobladores.

La afluencia de los datos sobre los orígenes de Villanueva con base en la tradición oral, se activó entre 1985 y 1995, tres décadas después de su fundación. Luego en los inicios del siglo XXI se inició la consolidación de un perfil histórico de carácter socio-cultural desde la original cultura llanera criolla, reflejada en territorios de la actual ciudad de Villanueva. Al decantarse la tradición oral de los sucesos acaecidos entre 1950 y 1980, a través del arte oratoria y del arte literario, se plasmó el ímpetu del alma llanera, pujando hacia el futuro, como es el caso de las narraciones testimoniales aquí seleccionadas, de Campo Elías Forero Romero, escritas pausadamente entre 1987 y 2009, de José David Pérez Lara cuyas narraciones fueron escritas pausadamente entre 2010 y 2014, y de Bernabé Vera Gamba, cuyas narraciones para este texto fueron escritas en 2011. Y con la obra de literatura testimonial publicada en 2016, de la licenciada Yormary Rincón Parra, se completan las cuatro fuentes cuyos núcleos familiares se radicaron en aquellos territorios al menos una década antes de la fundación de pueblo. Las familias Rincón Parra, Lara Aldana y Pérez Lara asentadas con mayor anterioridad a su fundación, posteriormente las familias Forero, Vera, Doncel, Salgado, Perilla, Ruiz y otras.  Ellos vieron nacer y crecer a Villanueva y en forma independiente cada cual con su propio estilo ha aportado con la fuente primaria, desde su particular panorámica reminiscente.

Las cuatro se integran sistemáticamente en esquemas estructurados donde se sintetizan las características buscadas por los investigadores en antropología, sociología e historia. De la obra “El Espíritu del Llano Villanueva Casanare un tejido de Historias”, una especie de cuaderno de bitácora, aquí se registran tres narrativas testimoniales, compiladas entre 2009 y 2015. La cuarta fuente, “El Amor de Gabriela y otros cuentos”, obra de la licenciada Yormary Rincón Parra, con fidedigna originalidad, ha salido a la luz pública en 2016.

El Cuaderno de bitácora titulado "El Espíritu del Llano, Villanueva un tejido de historias" (2009-2015), es una compilación testimonial de más de una docena de narradores contemporáneos con la fundación del pueblo, presenta una visión panorámica centrada en los hechos básicos del proceso fundacional del pueblo, dentro del contexto socio-cultural entre 1950 y 1980, cuyos detalles se han extractado en el segundo capítulo de la presente reseña.

Por un destino de la Historia, “llegamos al camino sin escoger la acera” y en este orden de sucesos, independientemente del cuaderno de bitácora, sale a la luz pública:

“El amor de Gabriela y otros cuentos”, tejido literario sobrio, equilibrado, con didáctica asequible al lector aplicado, refleja el alma típica del llanero criollo y en algunos casos del inmigrante “blanco”. Es la primera obra en el arte literario que muestra el carácter llanero criollo durante los orígenes de Villanueva, como testimonio de adhesión a su pueblo. Allí la licenciada Yormary Rincón Parra incursiona con la narrativa sobre su terruño, en la que todo es propicio para que sociólogos, antropólogos y psicólogos anoten los rasgos culturales esenciales, legítimos de los personajes y sus núcleos comunitarios, que se caracterizaron en el sur de Casanare, sector de llanura y piedemonte, donde se desarrolló un mestizaje llanero-tegua. Esta colección de cuentos, es sin duda una obra digna de participar en las convocatorias de alto nivel literario, dado que sus personajes también caracterizan rasgos humanos universales.

No obstante su brevedad, cada cuento es una novela comprimida en párrafos estructurados donde se articulan sus episodios   más significativos. Con breves enunciados se ilumina el escenario en cada contexto. Su asepsia no sólo es disciplina científico-social, también es pulcritud de ética familiar. La autora no especula sobre conflictos históricos pero muestra las satisfacciones y las adversidades en el acontecer humano. Ella también honra al lector con los aspectos estéticos de su dignidad profesional, plasmados en escritos relevantes con acertado manejo del idioma y del lenguaje, haciendo honor a su estatus como docente. Leemos en el prólogo que la licenciada Yormary también señala tácitamente una profunda reforma educativa. “ (. . .) acentúa su vocación a través de la palabra. Siendo profesora de sociales  (. . . .) da ejemplo de cómo lo natural de un maestro debe estar vinculado a la palabra escrita” (Prógo de Nayib Camacho O). En cada cuento el lector recorre escenarios vívidos y vividos por la misma escritora Yormary Rincón Parra.  La lectura de sus párrafos transcurre entre luces fugaces cuyos destellos iluminan las profundidades de las condiciones del existir humano. En el fondo de su arte académico-literario palpita con total potencia e igual modestia, el mejor brillo de la riqueza axiológica llanera, propia de algunos núcleos comunitarios llanero-teguas, promotores de la fundación del pueblo.


1   LEGADO CULTURAL DESDE LA       TRADICIÓN ORAL ANCESTRAL

En el recorrido del cuaderno de bitácora están consignados los múltiples valores sociales, humanos y cognitivos rescatados en la tradición oral. En esta reseña, solamente se extractan algunos de ellos, empezando por el espíritu de generosidad incondicionada que caracteriza a Villanueva:
" En el protocolo de los fundadores siempre hemos dicho: Bienvenidos los que llegaron ayer, los que llegan hoy y los que llegarán mañana, porque colabora igual con Villanueva tanto el que ofrece una gaseosa como el que la acepta y se la toma . (Campo Elías Forero Romero) .


El corazón de Villanueva, nacida en la posmodernidad globalizante, pulsa en las corrientes de la Espiritualidad Universal, buscando la cordura en las Leyes Supremas, el sol de todos. Desde el humanismo reflejado en esta tradición oral ancestral, se puede afirmar que tanto el criollismo de Villanueva como el subsiguiente mestizaje multicultural, invitan a Colombia a construir valores éticos. Aunque en sus orígenes culturales, rurales y urbanos (1950-1980), la convivencia óptima entre sus comunidades fue alterada por el oleaje de la última guerra bipartidista, a su vez le empezaron a llegar los aires mundiales de la Nueva Era, que actualmente se viene consolidando en el denominado Cambio de Época.

En los años anteriores a 1970 el reto del inmigrante consistía en que el “guate” (oriundo de la cordillera) llegado al sector de Aguaclara en la vereda de Matasuelta, tenía que asimilar y adaptarse de la mejor manera al rigor extremo de los climas, además sobreponerse a otras condiciones de riesgo propias del ambiente silvestre llanero, sin vías carreteables ni servicios médicos clínicos ni comunicación telefónica. En este contexto, el escritor de esta reseña se adaptó en Villanueva y sus entornos durante las décadas del 70 y 80, conoció y compartió intensamente aquel palpitar comunitario, generoso, audaz. Luego, durante la siguiente década, en el renacer cultural y vital del "Espíritu del Llano", plasmó en escritos las narraciones sobre las décadas de 1940/50 y 60, cuyas principales figuras relevantes fueron don Esteban Lara, don Jeremías Lara y otros arquetipos del espíritu ancestral, líderes naturales, ungidos con poderes innatos, benefactores comunitarios que mantenían la sinergia comunitaria.

Sobre las características de los líderes naturales llanero-teguas de esta región de Aguaclara, viene al caso referir lo consignado por el investigador Campo Elías Bernal sobre la cultura tegua: “ . . . creatividad innata de los elegidos, facultad de talento de los iluminados, que adivina la esencia del ser aún sin conocerlo, que habla de las cosas mudas en su propio silencio, que aprende a ser sabio solo leyendo el libro abierto de la naturaleza …”. . . . …Los teguas fueron maestros en interiorizar conocimiento implícito en la naturaleza o extraído de la mente de la tribu la interiorización no se basó en conocimiento explícito …”. . .   “No fue de tipo formal (de explícito a tácito) sino de conocimiento incorporado en la naturaleza, o en la mente de la tribu, o en los códigos secretos, o conocimiento tácito del chamán” (“Lengupá Territorio de los Teguas”, páginas 90 y 105).

Las exclusivas cualidades humanas y sobrehumanas de aquellos singulares benefactores comunitarios, portadores del Espíritu del Llano, hicieron eco en las siguientes generaciones fundadoras de Villanueva, como herencia cultural y genética, con su generosidad y llaneza, cualidades que en medio del vértigo vital del joropo, reviven los misterios energéticos silvestres y con avanzada pedagogía innata confirman su carácter moral, templado en el exigente talento de los dueños de hatos, fundaciones y fincas vegueras.

El llanero ecuánime habla lo indispensable, haciendo avanzar al interlocutor en pausas coherentes, característica registrada tanto en el cuaderno de bitácora como en la colección de cuentos. Cada relato testimonial y cada cuento literario, son respetuosos con el lector experimentado pues le permiten participar en la trama y sin riesgo de confusión, al ofrecerle los componentes suficientes para captar la dinámica total de los episodios.

La autora de El amor de Gabriela y otros cuentos, ha percibido con su mirada de antropóloga intuitiva y su eficaz acervo académico, el fondo y el significado de los avatares y éxitos que el destino nos depara a los seres humanos. Su empatía penetra hasta las entrañas, para conocer los móviles psíquicos. En el prólogo de esta obra también podemos leer: “Su autora condensa las insignificancias que van constituyendo poco a poco la vida misma”. El libro de Yormary toca el corazón de un pueblo a través de las sensaciones que despiertan sus protagonistas”. “Atrae la atención hasta lograr que meditemos un poco alrededor del encuentro de sus protagonistas y personajes, evitando disertar sobre lo que piensa cada uno de ellos” (ibídem. Págs. 9,10 y 11). Pero estos valores característicos del llanero íntegro, van desapareciendo a medida que avanza el urbanismo desarrollista.

Por ejemplo, una característica del llanero criollo, cuando así le nacía en su corazón, era el desapego a la familia, a los amigos, al terruño, cuando así lo había decidido, cuando se trataba de seguir el llamado de la libertad, afrontando los riesgos a los que estaba acostumbrado: “ Preparó por última vez una cena para los hijos y el marido, y como si  se tratara de avisar que se iba al multicentro a hacer las compras del día, les anunció su determinación. Los hijos no se sorprendieron. Ellos sabían que ese momento iba a llegar. El marido la miró como no lo había hecho nunca en muchos años y entendió que esta vez ella hablaba en serio.  Suspiró resignado, o a lo mejor aliviado, pensó ella. Nadie le pidió que se quedara, nadie dijo que les iba a hacer falta..”. (Ibídem pág 28).

También, en los momentos apropiados muestra el fino humor de un talante discreto, también característico en los llaneros criollos. El alma llanera pulsa en el alma de esta escritora, manteniendo con modesta firmeza el eje de su vitalidad estilística. Aparecen también, oportunamente, escenas picarescas: “…el regalo que ella había pedido con fervor al niño Dios, nunca llegaba . . .  (luego cuando). . .  Había cumplido catorce años y diciembre empezó a ser especial por una razón diferente. Ese era el mes en que la abuela contrataba trabajadores para limpiar los potreros . . .  y entre los trabajadores llegaba Raúl . . .  que la miraba con intensidad, como si intentara mirarla también por dentro “ (Ibídem pág 29).

Por otra parte, del Cuaderno de Bitácora se extractan los siguientes apartes:

RECUERDOS DE LA NIÑEZ  “Cuando yo tenía 7 años mi padre nos traía al pueblito, a la única tienda que había, la de Idelfonso. Hay que valorar que la gente que aquí llegó eran gente de trabajo. No había bandolerismo entre ellos. Ninguno de ellos tuvo tendencias antisociales. Eran ganaderos o arrieros de mulas, comerciantes de maíz, fríjol, miel de caña. " (Dúmar Parada  Parra) .

PEDAGOGÍA INNATA“  Entre la gente antigua, de calidad humana, algunos han sido pedagogos innatos, que no sabían leer ni escribir o que apenas lo hacían con tres años de escuela primaria, se anticiparon a practicar una pedagogía hoy reconocida científicamente. Este compilador ha sido uno de los tantos beneficiados con este trato inteligente: riguroso pero afectuoso, aséptico pero gracioso, indiferente pero asequible, contundente pero formativo. Cada actitud en su momento apropiado, saben ser responsables con la interacción social formativa dentro del respeto a la persona y a la palabra, generando sinergias y dinamizando el mejoramento social”. Pero también los adultos podemos recordar que hemos escuchado expresiones propositivas, libres y bien intencionadas, en boca de los niños. Muchas veces los adultos calificamos de ocurrencias graciosas a algunas expresiones sabias y espontáneas de niños y adolescentes, y subestimamos su alcance cognitivo y analítico, heredado en la pedagogía innata. Ejemplos: una niña de 11 años pregunta: " ¿ Por qué García Márquez y otros escritores famosos no han propuesto que cambien la ortografía de la palabra pensa-miento y en su lugar podamos decir piensamento ?. Así también podría ser con otras palabras como sentimento, conocimento, en lugar de tanto ―"miento" y "miento". Esta reflexión tan ingenua, nos hace pensar en los mensajes subliminales y en tal caso, ¿qué podríamos pensar del manda-miento?. Otro reclamo ingenuo de un niño de 12 años: " Si la espada de Bolívar está en un museo y es símbolo de una guerra pasada, ¿por qué al coro del himno nacional no lo ponen en una vitrina igual, como recuerdo del surco de dolores- y mejor hacer otras estrofas que no hablen más de esto, a ver si en Colombia se acaban nuestros dolores? ". Otro niño: " Si los colores del arco iris van en orden rojo, amarillo y azul, por qué no cambian el orden de los colores en nuestra bandera y así se repartiría mejor la riqueza entre rojo y azul? ".  Otra niña:  " Los políticos deberían cambiar el sistema de tachar el nombre y la foto de los candidatos en las elecciones, porque por eso es que los gobernantes y legisladores traicionan al pueblo, porque los eligen con un tachonado a la cara. Mejor sería dejarles un espacio en blanco y rellenarlo con un color o mejor rodear su nombre y foto con un círculo". Pero estos niños pronto son " educados" por el sistema, reprimiéndoles un pensamento pragmático y a priori, innato, auténtico, dinámico, formativo, original, sin academia, que ellos heredan. (Alejandro Barrera Ávila) .
Nota: Juramento, fundamento, complemento, firmamento, tienen la misma raíz latina, el sufijo mento.


2      PROCESO DE LA FUNDACIÓN DE VILLANUEVA

Al sur de Casanare, en territoios de Aguaclara, Vereda de Matasuelta, lindando con los terrenos del Hato La Libertad, se fundó una posada ganadera, de don Luis María Pérez y doña Clea Lara, cuando su hijo, el narrador José David  Pérez Lara, se acercaba a la adolescencia. Tal posada se ubicó en un cruce de caminos ganaderos. Entonces, valorando la importancia de este enclave vial, los promotores de la fundación del pueblo escogieron este sector para trazar la primera plaza urbana, a dos kilómetros de la vivienda de doña Clea.

La fundación se motivó por razones educativas. Ante la necesidad de tener una escuela cercana, la mayoría de pobladores de las comunidades rurales de Matasuelta y sus entornos, se consolidaron en el propósito de gestionar el funcionamento de la escuela, para lo cual primero deberían fundar un pueblo, según el requisito oficial. Con dicha escuela los niños de los fundos más cercanos no tendrían que desplazarse a escuelas lejanas, (Barranca de Upía-Meta y Aguaclara-Boyacá).

Las comunidades rurales de Matasuelta y de las fundaciones del Hato La Libertad, habían enviado a Tunja la solicitud para fundar Villanueva, la cual fue aprobada en nov.15 de 1962.  Llegó la notificación de oficio a la Alcaldía de San Luis de Gaceno, donde los principales del pueblo supieron que se iba a fundar una Inspección de Policía en Aguaclara (diciembre1962). Simultáneamente, Antonio Forero también trajo esta noticia a Matasuelta. El entusiasmo colmó las expectativas a tal punto que pronto se realizaron las primeras consultas intercomuntarias para señalar el sitio donde se iría a trazar la primera plaza, y durante dos semanas construyeron el primer salón-escuela sobre un barranco (actual puente, calle 7 carrera15). Este primer salón para la escuela fue una sala protegida con bahareque y techo de palma. Entonces, la señorita Doris Figueredo, hija de don Argemiro, espontáneamente formó un equipo con algunos niños y adolescentes quienes deseaban iniciarse en lecto-escritura y ella les enseñaba voluntariamente, con el gran entusiasmo que invadía el ánimo de esta comunidad, actividad que ella cumplió durante varios meses (abril-agosto de 1963).

Luego se trazó la primera plaza el 14 de febrero de 1963, y cinco meses después (julio/63), la Junta Comunitaria inició el primer loteo para viviendas. Semanas después iniciaron la construcción de otro salón para la escuela en medio de la plaza, salón que sirvió también de Capilla, para celebrar Misa, pues durante los primeros años el sacerdote viajaba periódicamente a lomo de mula. Dos años después de la fundación del pueblo, la Junta Comunitaria le asignó terreno propio a la Iglesia Católica, donándole una extensión de media manzana, donde se ubicó la segunda escuela-capilla, atravesando la plaza en diagonal a la esquina de la primea casa.


2.1  EL  PROCESO  DE  FUNDACIÓN,  UN  CASO  ATÍPICO

En sus inicios, la actual ciudad de Villanueva se configuró atípicamente, caso que merece destacarse entre las historiografías locales del país. Aquí resaltamos tres de sus características sui géneris:

1.- Durante el proceso de su fundación como Inspección de Policía, se destacaron tres fechas determinantes: El 15 nov/62, se la autorizó mediante artículo ordenanzal de la Asamblea de Boyaca´. El 14 febrero de 1963, se trazó la primera plaza (hoy Parque Fundadores), auto de fundación dirigido por el Personero Municipal, delegado del Alcalde de San Luis de Gaceno, pero transcurrieron casi cinco meses sin trazar el loteo para las primeras viviendas, hasta el 8 de julio de 1963, cuando ya había llegado la primera profesora solicitada y el Personero de San Luis regresaba en su siguiente viaje a Matasuelta. Entonces se proyectaron las primeras tres manzanas urbanas del marco de la plaza, se repartieron en gratuidad los primeros cuatro lotes y se inició la construcción de la primea vivienda: la casa-tienda-escuela asignada a don Idelfonso López.

2.- Los promotores y luego fundadores del pueblo no se apropiaron de los primeros lotes urbanos, pues decidieron donarlos en gratuidad a los primeros inmigrantes, pues los fundadores ya tenían sus viviendas y fundos tradicionales en el entorno. El 8 de julio de 1963, y habiendo ya obtenido el nombramento de la primera profesora, doña Misaelina Vargas de Díaz, la segunda necesidad indispensable y paralela a la anterior, fue instaurar el comercio, motivo por el cual la Junta Comunitaria donó el primer lote urbano al primer comerciante, don Idelfonso López, quien había llegado a la región 6 meses antes a la finca de don Claudino Salgado, retirada aproximadamente 3 kilómetros del centro urbano recientemente trazado.

3.- Doña Misaelina Vargas designada oficialmente como profesora se estableció, durante una primera temporada, en la casa de don Silverio Perilla, pero ella enseñaba en el salón de la primera casa-escuela-tienda, otorgada a don Idelfonso. La casa de don Idelfonso fue construida con la colaboración de algunos miembros de las comunidades raizales (julio 8-26 de 1963), doña Misaelina allí dictaba sus clases de lunes a viernes, los sábados y domingos era tienda, cuando venían los finqueros a traer sus productos agrícolas a la plaza y luego con los vaqueros gastaban la remesa de cerveza que don Idelfonso López traía a lomo de mula desde El Secreto. Doña Misaelina Vargas de Díaz, junto con su hermana Nohemí, fueron las primeras profesoras designadas oficialmente. Mas, después doña Misaelina iría a contribuir con la iniciativa de fundar el Colegio de Villanueva, ofreciendo el salón de su vivienda, construida en el tercer lote de la cuadra inicial (hoy carrera 14 calles 8/9).

2.2  PRINCIPALES  CO-FUNDADORES

Durante las anteriores fechas del proceso de fundación del pueblo, convergieron algunas gestiones fundamentales de varios líderes naturales comunitarios, constituyéndose un colectivo de varios co-fundadores :

.- Campo Elías Forero Romero, el co-fundador más destacado por su permanente apoyo inter-comunitario, quien jalonó eficazmente los eventos mencionados, anteriores, también concomitantes y posteriores a la fundación del pueblo.  Además, treinta años después de la fundación del pueblo, él consolidó el soporte narrativo en la tradición oral y sustentó la historicidad de los orígenes de Villanueva.

.- Antonio Forero Romero, primo hermano del anterior, un médico empírico quien desarrolló buena parte de la logística desde 1962. Él viajaba a lomo de mula visitando  a sus pacientes, por lo cual se ofreció a recolectar las firmas del memorial para solicitar la erección de la Inspección, documento que él mismo lo llevó a Tunja en octubre de 1962. Regresó a esta ciudad en enero de 1963 para adquirir copia de la ordenanza y en 1965 para solicitar el nombramento del primer Inspector de Policía de Villanueva.
.- La Asamblea Departamental de Boyacá  aprobó la solicitud del memorial, mediante el artículo 19 de la Ordenanza No. 21, de noviembre 15 de 1962.
.- Publio Forero Romero,  En el segundo período del régimen bipartito del Frente Nacional, Publio Forero Romero, hermano de Antonio, de filiación liberal, se desempeñaba como Personero Municipal en San Luis de Gaceno, población conservadora en aquellas décadas. Como Personero delegado por el Alcalde de San Luis, don Publio inició el trazado de la primera plaza, como auto de oficio, el 14 de febrero de 1963, dejando constituida la primera Junta Comunitaria local.
.- Bernabé Vera Gamba, entonces Comisario de Aguaclara, formalizó los enlaces entre las autoridades, las comunidades fundadoras y  los inmigrantes.
.- Idelfonso López, comerciante en las regiones de Almeida y San Luis de Gaceno, luego se radicó en el sector de Matasuelta (enero 1963). Traía a lomo de mula productos no perecederos y cerveza, pasando el Río Upía por el puente colgante de El Secreto. La primera junta comunitaria le otorgó el primer lote urbano y le colaboró en la construcción de su vivienda, entre el 8 y el 29 de julio de 1963.

2.3 RELACIÓN NOMINAL DE LA ÉPOCA DE LA FUNDACIÓN

LA PRIMERA JUNTA COMUNITARIA. La primera Junta Comunitaria de los fundadores, fue constituida en febrero 14 de 1963, en acto de oficio ante el Personero de San Luis de Gaceno Publio Forero Romero, con las siguientes personas: Urías Duque, Pascual Daza, Pauna Amaya, Bernardo Doncel, Jeremías Lara, Bernabé Vera, Antonio Forero, Campo Elías Forero, otros ".   (Campo Elías Forero Romero, Villanueva 1987 ).

DAMAS. La mujer siempre ha estado presente en todos los eventos humanos, por lo cual no se puede ignorar la influencia directa e indirecta de muchas damas durante el proceso fundacional, entre ellas: Celinia Romero de Forero (hermana de  Dustano Romero, fundador de San Luis deGaceno), Anita Quintero de Lara, Luisa Nieto de Doncel, Clea Lara Aldana de Pérez, Cristina Cano, Elvia Parra de Rincón, Felisa  Ávila de Romero; Aurora, Rosa María, Georgina y Oliva Forero, hermanas del narrador Campo Elías Forero; Matilde Arévalo, Bárbara Parra de Parada, Isabel Bonilla, Cecilia de Rojas, Ana Tulia Mora, Silvina Mendoza, Tránsito Gama, Elvia Huertas y otras damas, esposas de  cofundadores y miembros de la primera junta comunitaria, junto con las primeras profesoras designadas oficialmente, doña Misaelina Vargas de Díaz y su hermana Nohemí Vargas, Ana Delia Buitrago y Ana Bertilde Peña.

ADOLESCENCIA y JUVENTUD. Igualmente hubo muchos niños y adolescentes quienes ahora, cinco décadas después, recuerdan los eventos iniciales de la fundación del pueblo, entre ellos: Doris Figueredo, Balbina Romero, Paulina Bohórquez, Derly González, Ascensión Galindo, Adelina Arias, Lucinda Huertas.  Misael Niño (junior), Misael Perilla, Danilo Romero, José David Pérez, Dúmar Parada, Víctor Manuel Ruiz, Miguel Rodríguez, Marcos Sánchez, Efraín Reyes, los hermanos Libardo y Álvaro Rodríguez, entre otros.

OTROS PERSONAJES DE LA ÉPOCA.  Santos Ávila, Juan Oviedo, Polo Hernández, Pablo Huertas, Silverio Perilla, José Martínez Hidalgo, Bernardo Doncel, Misael Niño (padre), Julio Mondragón, Manuel Arias, Pedro Pauna, Jeremías Huertas, familia Guevara de Aguaclara, familia Barrera Mora, Pablo Amaya, Pablo Antonio Barreto, Argemiro Figueredo,  Sergio Contreras, Saúl Dueñas, Darío Roldán, Yesid Castillo, Saúl Aldana, Roberto Martínez, Claudino Salgado, Antonio Ruiz, Marcos Parada, Argemiro Figueredo, Pablo Medina, Humberto Bohórquez, Pastor Bejarano, Gilberto Molina, Julio Mondragón, José Solano, Octavio Álvarez, Salvador Cantor y demás personajes anotados en el Cuaderno de Bitácora.

NARRADORES. Contribuyeron con sus testimonios y anécdotas para la obra “El Espíritu el Llano, Villanueva un tejido de Historias” (Cuaderno de Bitácora, entre 2009 y 2014):

CAMPO ELIAS  FORERO  ROMERO,  JOSE  DAVID  PEREZ  LARA, PAULINA  BOHORQUEZ  GAMA,  MISAELINA VARGAS DE DÍAZ, LUISA NIETO DE  DONCEL, ADELA LÓPEZ  PEREIRA, BERNABÉ VERA  GAMBA,   HILDA AURORA RAMOS  DE  ROMERO, ADALIA RINCÓN PARRA, YORMARY RINCÓN PARRA, ELVIA PARRA LARA, BALVINA ROMERO ÁVILA, SALVADOR  CANTOR MARCELO, SAÚL ALDANA CASTAÑEDA, PEDRO MARTÌN GAMA, DUMAR PARADA PARRA, JULIO MONDRAGÓN, MISAEL NIÑO HERNÁNDEZ, SANTOS AVILA  FERNANDEZ, VÍCTOR MANUEL RUIZ SALGADO, EFRAÍN REYES PARRA, LIBARDO RODRÍGUEZ FORERO, MIGUEL RODRÍGUEZ, ALVARO RODRÍGUEZ FORERO,  MISAEL PERILLA, GONZALO PÁEZ  JUEZ, OCTAVIO ÁLVAREZ MOLINA, JUAN ARÉVALO y otros, 

A continuación se extractan algunas  breves lecturas  del Cuaderno de Bitácora:


SOBRE LA FUNDACIÓN DE  VILLANUEVA,  BERNAVÉ VERA  continúa narrándonos:

"… Este lugar de Matasuelta actualmente llamado Vereda El Triunfo pertenecía al baldío que mencionaba anteriormente. Creo que aquí tenía casa don Primitivo Mora, luego Silverio Perilla le compró a Cristina Cano. El lugar donde se fundó el caserío de Villanueva era también del baldío. Nadie tenía propiedad pero a lo último salieron hartas fincas cuando se empezó a formar el pueblo. Yo ahora -( 2011)- tengo 75 años, y hay cosas de que uno no se acuerda muy bien. En estos tiempos de fundar el pueblo yo era un muchacho como de 25 años y entre mis amistades y correrías algunas veces íbamos a la vereda El Cerrón, en la Mesa del Guavio, en compañía de Marcos Sánchez y de Idelfonso Salgado (Hijo de don Claudino Salgado), y allí conocimos a  IDELFONSO LÓPEZ,  oriundo de Almeida. Idelfonso nos manifestó que quería ubicarse en este piedemonte, él quería tener en propiedad un terreno así fuera pequeñito. Así fue como lo trajimos a la finca que don Claudino Salgado recién había adquirido y cuando ya supimos que era necesario fundar un caserío con el propósito de fundar una escuela para nuestros hijos, tuvimos que traer a Publio Forero de San Luis y también vino Gabriel Forero, Inspector de Aguaclara a buscar un lote para don Idelfonso y escogieron el sitio actual del Colegio Fabio Riveros, pero no estuvimos de acuerdo porque el sitio era muy pequeño para fundar el caserío. Luego en otro viaje desde Aguaclara se escogió el sitio donde hicimos el trazo de los primeros lotes por la orilla del caño y luego le ayudamos a construir la casa a don Idelfonso López. El Hato La Libertad nos colaboró con bueyes para cargar algunos materiales pues hicimos mandatos con Urías Duque, Pascual Daza y Pauna Amaya para transportar los materiales. Se hizo una fiesta en la inauguración de esta primera casa el 26 de julio de 1963. Entonces en San Luis ya supieron que aquí se necesitaría una profesora. Antonio Forero vivía por allá pa`l lao del Río Tua, con Pablo Mora y con Idelfonso ya estaba hecho el memorial para solicitar profesora. Hay cosas que ya no están bien en la memoria, y tampoco recuerdo bien lo del nombre de Villanueva, que se escogió entre varios otros nombres " (Bernabé Vera 2011) .

LOS PRIMEROS  REINADOS. La siguiente narración de la señora  Balbina Romero Ávila nos ilustra sobre estos primeros meses luego de la construcción de la primera casa:

"Actualmente (2014) tengo 64 años de edad. Cuando mis padres Laurentino Romero Colmenares y Felisa Ávila se radicaron en esta región con mis hermanos Israel, Fanny, Luis Raúl, Elizabeth, Laurentino, Danilo, Disímaco y mi persona, yo tenía 12 años. Llegamos el primero ( 1 ) de enero de 1963 a una finca en “La Conquista”, muy cerca al sitio donde se fundó Villanueva. Mi padre montó una tiendita con  cancha de tejo. Para el 26 de julio de 1963 se inauguró la primera casa en Villanueva, de don Idelfonso López y se organizó una fiesta en esta casa. Don Campo Elías Forero y don Idelfonso López habían ido a la casa de mis padres a invitarnos a esta inauguración y entonces le pidieron permiso a mi padre que me dejara ser candidata en el primer reinado con el fin de recolectar fondos para hacer una casita para la escuela. Entonces fuimos nombradas como candidatas para el primer reinado de Villanueva, esa noche, Elvinia Sánchez y mi persona. Pero al siguiente sábado para continuar con el reinado, seguimos como candidatas con Asunción Ramírez, hija de Barbarita Ramírez, hermana de Pablo, Antonio, Braulio y Ciro Ramírez. Este reinado se continuó durante tres fines de semana, hasta los días en que en Colombia se celebraba la fiesta de Nuestra Señora  de La Asunción, aproximadamente el 15 de agoto de 1963 .Se concluyó el reinado en el andén de la casa de don Idelfonso. Mi madre me hizo la corona con flores de jazmín traídas de nuestra finca en “La Conquista”. Para el segundo reinado, durante las fiestas de navidad de 1963 y año nuevo de 1964, ya había llegado la señora Misaelina Vargas. Participamos 3 candidatas: Alicia Ramírez, Hermencia Vargas y Balvina Romero. Esta vez se pensaba recolectar fondos para construir otra escuela, que sirviera también de Capilla para celebrar Misa, que meses después se construyó en la mitad de la plaza, hoy Parque Fundadores. Recuerdo en especial la colaboración de Don Virgilio Buitrago y de don Bernardo Doncel. (Balbina Romero Ávila).


CAPILLA DE NUESTRA SEÑORA DE LA ASUNCIÓN. " Don Idelfonso López fue una de las personas que más se interesaban con entusiasmo y dedicación para las primeras actividades en beneficio del pueblo recién fundado. A él le entusiasmaban mucho las fiestas religiosas. Cuando terminó el primer reinado con bazares cada fin de semana entre el 26 de julio y el 15 de agosto, las candidatas al primer reinado recolectamos fondos para la primera escuela a donde llegó a enseñar   la profesora Ana Delia Buitrago. Recuerdo que don Idelfonso nos hablaba de la fiesta en agosto de Nuestra Señora de la Asunción y dijo que deberíamos empezar a recolectar otros fondos para construir una capilla en honor a esta Santa Patrona. Y así se originó el nombre de la primera Escuela-Capilla construida al año siguiente en la mitad de la plaza y que meses después se trasladó al sitio donde ahora está la Iglesia Principal “Nuestra Señora de la Asunción”. En los años siguientes continuaron los reinados, pero ya pasé a ser madrina de algunas candidatas. " (Balbina Romero Ávila, Villanueva 2014 ) .

VALORES COMUNITARIOS. " Es necesario valorar en la cultura de nuestros fundadores que, a pesar de que venían de un conflicto social infundido por mentes retrógradas que cultivaron la politiquería y el odio, - y no la verdadera política-, a pesar de esta situación, nuestros ancestros fueron personas con mucha capacidad de integrarse fácilmente en sociedad, formando este pueblo en sus inicios sin ningún ente de control, llámese policía, ejército, control civil o eclesiástico, solamente la riquezas que ellos tenían en sus mentes : " Ser útiles a la sociedad ". " En la historia política de Villanueva, los que sufrieron de fanatismo, en ellos estaba muy arraigado el odio.  Por eso el miedo de varios de los que llegaban aquí, tenían que decir que eran liberales.  En las cantinas, en los inicios de Villanueva, su tema político era el ser liberal. Los pocos conservadores que no eran fanáticos, ni le temían al fanatismo, supieron entrar en armonia con aquellos de nuestros ancestros que tampoco éramos fanáticos, y fueron aceptados integralmente, como doña Felisa Ávila de Romero ( con su esposo liberal ), don Manuel Arias ( con su esposa liberal ) y don Germán Garzón, tres consevadores que ENTRARON POR LA PUERTA GRANDE. ". (Dúmar Parada Parra) .

.- “Por el camino frente a la casa de mi padre Antonio Ruiz pasaban los vegueros de esa época como don Santiago Roa, Pablo Hernández, Bárbara Vela y otros quienes también llevaban sus productos a la plaza los Domingos. Nombro también a vecinos que ayudaron a formar el pueblo como Pablo Mora, Urias Duque, Baudelino Duque, Rafael Espinosa, Pedro Segura, Marcos Sánchez, Moisés Romero y Aquileo Morales”. (Víctor Manuel Ruiz).
EL PRIMER COLEGIO.  " …. Ya habían transcurrido más de diez años desde la fundación del pueblo y siempre habíamos creído difícil fundar un colegio por falta de dinero. Pero la idea ya venía funcionando y al fin fue nombrado un comité denominado "pro- colegio" conformado por el señor Juan Oviedo, Presidente; señorita Tulia Mora, secretaria, señorita Paulina Bohórquez, tesorera; señoras Luisa Nieto de Doncel y Estela de Ospina, vocales y el suscrito Campo Elías Forero, fiscal. Una comisión nos trasladamos a Yopal y solicitamos al señor Intendente doctor Homero Abril una ayuda para nuestro colegio pero él no se encontraba en condiciones de satisfacer esta solicitud. Sin embargo, momentos después recibimos el apoyo del doctor Carlos Hernández Vargas quien le dice al doctor Abril :  - Hágase una a lo Lleras, recórtele a todos los municipios una partecita del presupuesto y asígnesela al Colegio de Villanueva, pues a mí me consta que es una gente supremamente progresista y no se les debe abandonar.- Y nos aprobaron la suma de 200.000 pesos para la construcción del Colegio  . . .  " (Campo Elías Forero Romero).

EL PRIMER COLEGIO DE VILLANUEVA .  " … En diciembre de 1975 durante las reuniones en las casas de doña Isabel Bonilla y de doña Cecilia de Rojas, donde íbamos a cantar los Villancicos, se hablaba de la falta que hacía un colegio para evitar desplazamientos de los muchachos de quinto de primaria y para que pudieran continuar sus estudios y hasta entonces no había quién direccionara esta iniciativa. Desde comienzos del año 1976 el profesor Jorge Yecid Castillo Zapata nos prestaba un valioso servicio a niños, jóvenes y adultos que no íbamos a la escuela, pero que queríamos estudiar. Éramos como 50 alumnos por todos, repartidos en tres grupos: primer grupo de pre-bachillerato o también llamado RDB ( repaso del bachillerato), conformado por los que ya habíamos terminado quinto de primaria. Yo estaba en ese grupo. Segundo grupo, de adultos que no sabían leer ni escribir. Tercer grupo de niños de 1 a 5 grado de primaria, que por algunos motivos no iban regularmente a la escuela. El sitio o salón de reuniones era en la sala de la casa de la señora Misaelina Vargas. Allí llegaba cada uno con su banquita para sentarse, era un desfile de bancas entrando y saliendo de la casa de doña Misaelina. Entonces pensamos en solicitar a la Inspección un lote con el fin de construir un salón amplio, además la propuesta para presentarle al Inspector era que este salón sirviera para actividades diversas. Esta idea cada día iba madurando. En una de éstas, un buen día el profesor Castillo dijo: "¿ Y por qué no ? ¡Este salón lo podemos llamar El Colegio de Villanueva ¡ " . Este comentario hizo que diéramos un aplauso a la idea. Fue ahí donde nació el primer Colegio y por eso años después le atribuimos la fundación del colegio al profesor Jorge Yecid Castillo Zapata, pues como ya les mencioné, él vivía aquí en Villanueva pero laboraba en la escuela de La Bastilla, así que mañaniaba en su cicla y se venía tan pronto salía de su labor, doble motivo para valorar el esfuerzo. De ahí salió la idea de asistir a la reunión de la Junta de Acción Comunal para allí contarles nuestro proyecto, y así se hizo. El Presidente de la Junta para esa fecha era el señor Saúl Delgado y la reunión se hizo en la casa del señor Rito González… "
Así el Comité Pro-colegio quedó con la presidencia de Juan Oviedo Palma, Fiscal Campo Elías Forero Romero, secretaria Ana Tulia Mora Galindo y tesorera Ana Paulina Bohórquez Gama… Fueron dos meses de actividades que llevamos a cabo en las que reunimos 55.900 pesos, plata que llevamos Ana Tulia y Yo a Villavicencio a guardar en el Banco Santander de la Plazoleta los Centauros, mientras se empezaba la construcción del colegio como ocurrió al año siguiente. Se deben resaltar los principales activistas de esos meses, entre quienes me acuerdo fueron Antonio Forero, Ascensión Galindo, Elvia Parra, Publio Forero, Adelina Arias, Efraín Arias, Marcos Sánchez, Manuel Arias, Luisa Nieto, Anselmo Ávila, Polo Hernández, Lucinda Huertas y otras personas. Fue muy notoria la colaboración del doctor Rodrigo Rueda Arciniegas, quien estaba recién llegado por esos años a esta región. El se vinculó a la causa aportando varios bultos de cemento y donando los planos del futuro colegio. Meses después, se nombró el segundo comité con miembros de la primera junta pro-colegio, conformada por padres de familia, entre ellos, estuvieron Luisa Nieto, Manuel Arias y Estela de Ospina  .... "  (Paulina Bohórquez Gama 2010).



VILLANUEVA MUNICIPIO. " … A finales de 1979 comenzamos la lucha para crear la Alcaldía de nuestra localidad. Fue largo el trabajo pues el gobierno central de Bogotá nos exigía mínimo 2000 firmas. Es así como en el transcurso del año 1981 ya las habíamos conseguido. Las firmas se mandaron a Bogotá con el señor cura Rigoberto Gutiérrez, a quien posiblemente le ocurrió algún accidente y nos dijo que había perdido el documento con las firmas. Sin embargo nosotros superamos este incidente pues teníamos copias de las mismas firmas y éstas nos sirvieron para nuestro objetivo. Es así como el día dos de agosto de 1982, el señor presidente de la república Julio César Turbay Ayala, por decreto, aprueba la creación del municipio de Villanueva. Al finalizar este año, el 30 de diciembre, es nombrado el primer alcalde, el doctor Rodrigo Rueda Arciniegas, quien recibe las llaves de la ciudad de manos de la intendente de Casanare doctora Luz Marina González Valcárcel. El doctor Rueda encuentra, como era natural, una inspección carente de implementos, espacios, muebles, es decir, sin ninguna dotación previa para una alcaldía. Entonces el señor alcalde reúne la comunidad por primera vez el día 10 de enero de 1983 para comunicarnos sobre las necesidades en que se encuentra, nos invita a que vayamos una delegación con él a Yopal, para ver qué recursos se pueden conseguir en las oficinas de la Intendencia. Yo lo acompañé a Yopal, donde la doctora Luz Marina nos dice que la Intendencia está en las mismas circunstancias y que por lo tanto debemos esperarnos ya que ella va a hacer una petición al gobierno central para dotar a varios municipios. Sin embargo el doctor Rueda le dice que así sean algunos muebles viejos, máquinas y archivadores, porque él tiene que llegar con algo a Villanueva. En la administración del doctor Rodrigo Rueda como Alcalde, colaboraron entre otros, Manuel Arias, Germán Garzón, Julio Morales, Libardo Patiño y los doctores Hoyos y Amaya quienes habían
colaborado con los planos del Colegio. Luego vienen las siguientes alcaldías a cargo del Doctor Ricardo Villamarín, la del Teniente Obando, la de un Abogado de Sabanalarga. Luego la de los doctores Salgado, Benjamín Bulla, Elber Olaya, Pablo Medina (junior), José Alexander Bohórquez, bueno y no los puedo nombrar a todos porque pertenecen a la historia más reciente. Es propio reconocer a Salvador Cantor Marcelo, quien declinó su postulación como candidato a la alcaldía, persona importante en el pensamiento llanero y en el arte de pintura, escultura y de manejo de soga. Es el artista pionero en Villanueva quien nos plasmó las mejores figuras criollas de este llano . . .". (Campo Elías Forero Romero).

4 HISTORIA Y  LEGADO   ANCESTRAL

Uno de los objetivos de estudiar la historia es adquirir experiencia para corregir errores y estabilizar el bienestar individual y social. Pero la historia también se elabora en el tiempo presente, porque dentro de pocas décadas será historia lo que hoy estamos aprobando, por lo cual debemos detenernos en reflexión para analizar si las leyes del cosmos nos rigen en su ecuanimidad, desde la conciencia íntima de cada persona, si estas leyes originan nuestras leyes de vida individuales y sociales.

La historia de la humanidad ha demostrado que ha sido un destino humano en todos los tiempos y culturas del mundo, que todos estemos sometidos a la dialéctica natural, interacción entre fuerzas opuestas, el bien y el mal, lo verdadero y lo falso, el día y la noche, la salud y la enfermedad, lo mío y lo tuyo, etc., fenómeno ante el cual, y para el bienestar humano,  las Ciencias Humanas explican que hay dos maneras de manejar el inevitable fenómeno dialéctico: una divergente, que polariza las posiciones convirtiendo los factores opuestos en dinámica destructiva, y la otra, convergente, integrando los elementos contrarios en síntesis, para lograr un verdadero crecimiento integral, personal y social.
¿Qué relación existe entre la violencia bipartidista que causó cuatro guerras al interior del país (1885-1900-1930.-1950), y la violencia de los últimos 60 años?. Tienen un factor común: los gérmenes del fanatismo, el apego al pensamento único en el imaginario social, han sido transferidos a los actuales modos de opresión. En la educación ciudadana y escolar es necesario identificar estos factores subjetivos para procesar su disolución. En este Cambio de Época se debe propiciar la convergencia de las polarizaciones al interior de cada persona. El escritor de esta reseña, haciendo eco del ideal de los adolescentes y jóvenes, se une a la campaña nacional para modificar, al menos, una palabra en el coro del Himno Nacional: Suprimir "surco de dolores" por "Surco de fulgores"


En todo el país, el renovado fanatismo aunque ahora no es bipartidista, todavía sigue arraigado en una parte del imaginario colectivo, causando diversos tipos de injusticia. Al buscar soluciones, la educación no es solamente asunto de cobertura, retórica y lineamentos, sino de profundización pedagógica, asunto psicológico de impacto sobre el imaginario colectivo, donde anidan el egoísmo, el fanatismo, la intolerancia.


CONCLUSIONES
Durante las décadas de 1950/60/70, la vida normal del llanero prístino, en aquellos núcleos comunitarios donde se recolectó la tradición oral, se producía y se respiraba un ambiente de fraternidad de mutuos servicios desinteresados con gran responsabilidad en la palabra comprometida como garantía de bienestar. Tradición  generacional de nativos raizales de la  Orinoquia colombo-venezolana y tegua, enriquecida luego durante las primeras décadas de mestizaje multiétnico en Villanueva Casanare, entre 1980 y 2000.


En su Identidad Cultural, Villanueva trae la influencia bioenergética de la Orinoquía que se refleja en el “pisar duro”. El trote y el galope de los equinos, el barajuste o estampida de los vacunos, el patear duro de la danta, el estruendo de la tormenta eléctrica, resuenan en las danzas del joropo con su arrollador vitalismo silvestre.
A partir de la década del 80, con la apertura vial carreteable, el incremento agro-industrial y petrolero, se activó el potencial comercial debido a la ubicación estratégica, un tradicional cruce de caminos ganaderos entre Boyacá, Casanare, Arauca, Meta y Cundinamarca. El acelerado aumento de   su población rural y urbana, se debió a la demanda de mano de obra agroindustrial, -años después petrolera-, que atrajo gentes mayormente del centro, sur-occidente y nor-este del país, generándose un intenso mestizaje etno-cultural.  Los primeros 28 años de este pueblo progresista transcurrieron bajo la tutela administrativa de  Boyacá. Ahora se ha constituido en una población piloto para tomarle el pulso a Colombia, por ser una ciudad cosmopolita a nivel nacional. Villanueva es un laboratorio donde los científicos sociales encuentran la cultura colombiana tejiéndose en una célula urbana y rural
BIBLIOGRAFÍA
RINCÓN Parra, Yormary, “El amor de Gabriela y otros cuentos”, Corporación Cultural Entreletras .Villavicencio, mayo de 2016.
FORERO  Romero, Campo Elías, Historiografía Bàsica de Villanueva Casanare, Fotocopia.  Archivo familiar.
FORERO Lara, Solmar René. Villanueva, Emporio de Riqueza Agroindutrial. Grafiboy, Tunja 1998.
HUERTAS Ramírez, Pedro Gustavo, “Trasegando por la Llanura”, Academia Boyacense de Historia 2010.
BERNAL, Campo Elías “Lengupá territorio de los Teguas”, Fundación Humbolt Heritage, Editorial Jotamar, Tunja 2010.                         BARRERA Ávila, Alejandro, el Cuadernos de Bitácora, (2010-2015) en cibergrafíavillanueva-casanare1962.blogspot.com                    
BARRERA Ávila, Alejandro. El Espíritu del llano, Villanueva un Tejido de Historias (resumen). Repertorio Boyacense, Academia de Historia 2014.


Contacto: e-mail: villavacasa1@gmail.com



                                    
PRÓLOGO


Hay ejemplos de profesión de fe, de amor, de convicción y de entrega que generan, en lo más profundo de nuestro ser, sentimientos de admiración.
Alejandro Barrera es, sin lugar a dudas, uno de ellos. Con la fe de carbonero que siempre ha caracterizado su vida, desde nuestros tiempos en el Liceo Santo Domingo de Guzmán, cuando con ocasión de las Izadas de Bandera hacía admirables disertaciones sobre aspectos de la encrucijada existencial propias de la época, dejaba en sus compañeros diversos temas de reflexión y plasmaba su  inteligencia en el discurso, producto de su particular lectura del mundo. 
Con el paso de los años, la claridad de sus análisis lo llevó a acercarse a la realidad de nuestro país viviéndola y dimensionándola,  como pocos, en un trabajo fruto de su pasión por una región y sus habitantes tan cercanos, como desconocidos para la gran mayoría de nosotros: Los Llanos de Casanare.
Su férrea voluntad lo llevó a demostrar que los medios no constituyen obstáculo en una  investigación, si existe un ideal de servicio nutrido por  la adversidad para dar vida a la obra literaria. Con su formación de “investigador rústico”, como él mismo la describe, se acercó a la realidad del Llano para realizar un trabajo de documentación, basado en las fuentes primarias de quienes vivieron la historia y dieron vida, como legado patrimonial, a la población de Villanueva.
Se propone Alejandro, entonces, hacer vivir a sus lectores la génesis de Villanueva a partir de su fundación por un grupo de soñadores quienes lograron, gracias a su temple y trabajo desinteresado,   el reconocimiento de la ilusión que forjaron en torno al ideal de educación para sus hijos y los niños de la región.
Entrega su vida, en el más amplio de los sentidos, a recolectar durante 40 años con gran rigurosidad diferentes testimonios, en un vaivén que lo lleva a Tunja y lo devuelve a Villanueva para escuchar a los Forero, los Pérez, las Nieto, las Bohórquez, las Ramos, los Ruiz, los Romero y a los Barrera (Alejandro, en particular), por cuanto él mismo se lleva al escenario de este intercambio narrativo para establecer la verdad sobre la auténtica Historia de Villanueva. 
Instaura un diálogo sutil entre los diferentes actores para tomar parte activa en su obra como garante y testigo de una realidad, por momentos desvirtuada por algunos investigadores  con fines meramente figurativos que llevan a distorsionar y a mal interpretar ciertos hechos. Alejandro irrumpe y se ausenta, calla y se expresa gracias a la genialidad de su texto y a la delicadeza de su narración; omite expresiones que podrían llevarlo a subjetivizar el maravilloso viaje que invita al lector a seguir el devenir de su obra y a descubrir la verdadera riqueza de la región y el espíritu de seres iluminados cuyo único compromiso era el de servir a su país: Colombia.  
Analiza desde diferentes ángulos la presencia de las Iglesias, de los partidos tradicionales sin tomar parte por ninguna ni por ninguno de ellos; evoca sus contradicciones y centra su reflexión en las personas que sobrepasan el sectarismo y el fundamentalismo de unos y de otros y que abren sus corazones para recibir al forastero, para que se una a la realización del proyecto común que da vida a Villanueva. Evoca la cultura de sus gentes traducida en dichos y cuentos llenos de humor  y sana picardía. 
Utiliza a través del texto la terminación “mento” en lugar de “miento”, gracias a  la preocupación de una niña de 11 años sobre la ortografía del español. Esta  precoz reflexión lo incita a pensar en los mensajes subliminales y a constatar que la percepción infantil, por el significado de “miento”, lleva a optar por la palabra piensamento, en lugar de pensa-miento. ”¿?Qué podríamos pensar del manda-miento? Se pregunta nuestra pequeña filósofa del lenguaje.  Menos mal que no acostumbramos decir jura-miento así podría ser con palabras como sentimento, cumplimento, en lugar de “miento”, “miento””, dando a lingüistas y puristas de la lengua una interesante perspectiva de análisis y estudio. 
Y Alejandro, lo que es más importante, ilustra en su obra el desafío para  académicos, investigadores y pedagogos, que consiste en dar vida a un aporte para nuevas generaciones, para niños que hoy se forman en nuestras escuelas y colegios, para estudiantes que hoy asisten a nuestras facultades de educación y para profesores que,  con la convicción absoluta de dar lo mejor a sus estudiantes, han dejado – por múltiples razones - de lado una de las expresiones de gimnasia intelectual  más completas del ser humano: la capacidad de escribir.




INTRODUCCIÓN

La Cultura Criolla de los Llanos orientales se sustentaba estéticamente desde una dimensión profunda del alma, fuente de genuinos sentimentos y de asertivas reflexiones.  Fluían las melodías, danzas y poesías formando un abanico de temas denotando una lúcida percepción e interacción con la Madre Naturaleza y su Creador, en un escenario que es exigente de temperamentos bravíos. Esta profusión estética estaba complementada con sus variadas creaciones artesanales, que lejos de buscar un efecto decorativo se objetivizan como elementos indispensables en sus labores : chinchorros, cauchos, cachos, sillas, sogas, canoas, pilones y otros instrumentos. La riqueza y pureza de la expresión estética del llanero criollo fluye  libre de las quejumbres que podrían motivar las contingencias, dificultades y peligros que en forma modesta y valerosa superaba a diario el llanero criollo. Valores que sustentan una ética social pragmática, se reflejan en la  vida comunitaria e individua  del llanero criollo. Las tradiciones orales aquí compiladas reflejan significativamente la configuración de esta cultura ganadera que se desarrolló y llegó a su madurez en tan sólo quinientos años. Y ahora, cincuenta años después de su fundación, Villanueva se desarrolla tecnológicamente con pobladores venidos de todos los ángulos del país, cuya tendencia social es la solidaridad humana y el ímpetu en su laboriosidad, con ingeniosas iniciativas para crear recursos, cuando se trata de abrirse paso al futuro, al igual que el llanero criollo lo hacía en su anterior escenario silvestre. El medio geográfico da forma al carácter humano.

La fundación de la  ciudad de Villanueva, Casanare, fue gestionada en 1962 por llaneros criollos y colonos asentados desde  la década de 1950 en el oriente de la vereda de Matasuelta en territorios de Aguaclara, en el sur de Casanare. En un amplio esquema cronológico, esta joven ciudad ha cumplido tres fases en su desarrollo social : primera, la fundamentación de la cultura criolla entre 1940 y 1960, período en que se incrementaron los " fundos " ( viviendas y terrenos en  su entorno ). Luego  la fundamentación institucional y urbana entre 1962 y 1963 y  después un proceso de mestizaje pluri-étnico incrementado desde la década de 1980. 

Ahora, al inicio de la segunda década del siglo XXI, Villanueva  tiene alrededor de 40.000 habitantes incluyendo la población flotante. Además de su caracterizado entusiasmo en los eventos de participación comunitaria, también cultiva y disfruta de vitalismo y alegría en sus frecuentes festejos y actos musicales con representaciones culturales de todo el país. Pero la  " pega "  del joropo, su "pisar duro", es algo innegable en toda la población, por el influyo bio-geo-magnético de este territorio. Con el acelerado y atípico mestizaje pluriétnico, a partir de 1980, toda Colombia baila joropo en Villanueva, aunque durante la última década ya se están abriendo espacios a las otras coreografías regionales del resto del país. También su población deja entrever diversas potencialidades, latentes bajo el tráfago de la subsistencia, que son el fermento de su identidad cultural, en vías de formación. También las plantas exóticas ornamentales, forestales y nativas transformaron estas sabanas y ahora reverdecen al unísono con el mestizaje pluriétnico. En sus pobladores hay una gran reserva de bondad, colaboración, paz, iniciativa, deseo de progreso.

La propuesta pedagógica es una consecuencia del análisis sociológico que durante cinco años de trabajo de campo, en la recopilación y el análisis de la tradición oral, se ha tejido un contexto de dinámicas sociales, institucionales, públicas y privadas, como elementos de un esquema de utopismo histórico, donde surge una cuestión central : ¿ Cómo se articula el legado cultural de Villanueva con los objetivos y didácticas en la enseñanza escolar de la historia?. Desde las ciencias sociales, aplicando didácticas  con amplia base epistemológica, se ha considerado oportuno plantear un humanismo holístico reclamado tantas veces en la pedagogía genuina.  Un escenario pedagógico, sin exclusivismos religiosos ni políticos y con una amplia cátedra de humanismo científico, sincronizarían la formación de valores éticos, espirituales , sociales y ambientales.

 El referente deductivo pertenece al contexto de la Aldea Global, en su evolución socio-histórica actual, donde el terruño ( (Villanueva )  es el  referente inductivo, ciudad  considerada como célula tanto del organismo global como del órgano socio-cultural colombiano. Los temas  más controvertidos, apenas señalados en esta obra, quedan a juicio de  los lectores quienes en su libertad y posibilidad de reflexionar puedan sacar sus propias conclusiones.  

Entre los objetivos a que apunta la definición de historia está la autoaplicación de conocimentos favorables al ser humano en cuanto posibiliten una autorregulación y cambios  en los mecanismos individuales dentro del imaginario colectivo, beneficiando así la evolución social. Actualmente el concepto de  evolución social se conforma dentro de  un holismo que integra las concepciones de: país, nación, gobierno, estado, religiones, culturas, ciencia y tecnología, con base en los principios de Ética y Ciencias Sociales, paradigma educativo que impacta en la trilogía gobierno-religión-educación. El objetivo del enfoque es fomentar  cambios de mentalidad en los miembros  de la comunidad educativa ( estudiantes, profesores y padres de familia ) quienes asumen -individualmente-  una responsabilidad histórica en la formación de sus valores éticos, religiosos, humanos y ambientales. Por tal motivo se sugiere un esquema ético donde la enseñanza de la historia induce al cambio de mentalidad favorable al bienestar social en una cultura política y religiosa sin fanatismos excluyentes.

Aquí se argumenta que el conocimento sobre una organización social - en cualquier época y lugar donde se ubique - se puede enfocar desde dos referentes. Primero, mirando los arquetipos que generan condicionamentos inherentes al subconsciente y al imaginario colectivos y que por lo tanto determinan el comportamento humano como especie total. La mitología griega tiene una especial didáctica sobre la caracterización de los arquetipos. Las compulsiones generadas por los arquetipos en el subconsciente de toda la humanidad son energías canalizadas que conforman los imaginarios colectivos. Pero aunque estas canalizaciones básicas arquetípicas son universales, los imaginarios colectivos derivados de ellas son particulares, diferentes, en cada raza y cultura.  El imaginario colectivo es un campo de fuerza psicoemotiva, condicionada históricamente que aglutina y ordena las  manifestaciones de la cultura. El imaginario colectivo está conformado por las tradiciones, por los comportamentos  mecanizados  desde la educación en el hogar, en la escolaridad y en los cultos religiosos. Este referente universal sirve como punto de partida deductivo que nos permite aproximarnos didácticamente al conocimiento de los diversos patrones culturales particulares, en este caso el de Villanueva.  El segundo referente, es una mirada inductiva-particularizada sobre la historia del país y de Casanare, a mediados del siglo XX, caracterizado por el conflicto interpartidista,  con el fin de contextualizar los orígenes socioculturales de Villanueva. El estudio cruzado de las historias, la universal, la nacional y la territorial, nos posibilita un análisis de la experiencia del pasado con el fin de reconocer los valores heredados y también corregir los errores heredados en el imaginario colectivo y prospectar un futuro de convivencia posible. Esta manera de sacarle provecho a la lectura de la historia, mirando los dos esquemas, el general y el particular, pertenece a una metodología deductiva- inductiva de ética histórica. 

En esta obra el emblema enunciativo ESPIRITU DEL LLANO significa el más fino influjo bio-geo-magnético, como un don sobrenatural que fluye en algunos pocos benefactores de la comunidad que engloba la simbología ético-cultural llanera. Este  concepto se ha articulado con los objetivos que las ciencias sociales establecen para el estudio de la historia:  " La historia como una filosofía de ejemplos, ayuda a formar los valores universales en los educandos " (Javier Ocampo López - Tunja 1995). Se sugiere un esquema ético donde la enseñanza de la historia induce al cambio de mentalidad favorable al bienestar social.  Sin embargo, es preciso reconocer que los tratados posmodernos con propuestas para reestructurar nuestro sistema social-político y posibilitarnos una solución al progresismo autodestructivo, son temas de un trabajo prolijo que requieren un compromiso investigativo profundo, de gran complejidad y amplia cobertura temática, lo cual está por fuera del alcance de esta obra. Entonces, la temática aquí se ha reducido a un ajustado conjunto de elementos culturales y de algunos enunciados de nuestros problemas sociales formulados dentro de un esquema que nos lleva a reflexionar sobre las siguientes antítesis:

A - Una pedagogía popular, congénita,  innata, no académica, pero genuina, de algunos líderes naturales, propia de la cultura nativa, en contraste con la avalancha alienante de un academicismo mediático, característico del actual sistema global-tecnocrático de producción-consumo.
B - Una interrelación hombre-tecnología-naturaleza sustentable, en contraste con un desarrollismo-progresista sin sustentación ecológica ni cultural-nativa.
C - Una sana y equilibrada libertad de piensamento, generadora de sinergias, en contraste con el reduccionismo doctrinario y fanático.
En el despliegue de las narraciones tambián se reflejan algunos conflictos sociales de mediados del siglo XX, donde se ven diversas personalidades, ya sean combatientes revolucionarios, políticos o sacerdotes, contrastados en las antítesis de sus heterogéneas e individuales actitudes.

FORMATO DE LA OBRA
El esquema historiográfico de esta obra no pertenece a un formato único convencional. En el contexto de eventos sobre el origen socio-cultural de Villanueva, la obra es un campo de intersección  de tres enfoques : trabajo etnográfico de campo en la tradición oral, tracto investigativo  y aplicación ética con sugerencias pedagógicas sobre el estudio de la historia en la escolaridad básica. Reconozco que el conjunto de obras del referente bibliográfico no se ajusta a un contexto unificado sobre una temática diversificada, Pues de cada obra consultada he aislado enunciados – a modo de “collage” literario – que no son referentes argumentativos sino  apoyos enunciativos en mi argumentación. Tampoco le extrañe al lector que, previniendo efectos subliminales nocivos, haya cambiado la ortografía de las palabras terminadas en “miento”, escribiendo en su lugar, por ejemplo, piensamento, tratamento, cumplimento, mandamento, procedimento, requerimento, en asonancia con juramento, fundamento, detrimento, firmamento, etc.  etc. El análisis de esta iniciativa es de  competencia de los especialistas en ética lingüística y estética fonética.

 Esta compilación de testimonios directos y de la fuente primaria, han motivado algunas reflexiones y opiniones enfocadas desde una ética de la historia. Para los estudiantes e historiadores desprevenidos y transparentes, esta obra puede ser simplemente una fuente de algunos datos para complementar una monografía, con propuestas pedagógicas y éticas, mientras que para otros criterios, con segundas intenciones y desde un academicismo mediático, esta obra puede ser un caldo de cultivo aprovechable para elaborar plagios mediante sesgos maquillados con apropiadas figuras literarias, con el fin de  obtener galardones a expensas de este trabajo de campo que durante cinco años realicé,  recolectando  estos testimonios originales y desarrollando talleres autodidácticos en Ciencias Sociales.

La obra contiene narraciones con testimonios, fuente primaria, de las décadas de 1950,1960, 1970 y 1980 principalmente, que constituyen un conjunto de saberes complementarios en la base de datos necesarios al propósito de identificar los elementos de la cultura criolla de los llanos orientales de Colombia, pertenecientes a los territorios de Miraflores y Campohermoso (Boyacá), Barranca de Upía ( Meta ), Aguaclara, Santa Helena, San Agustín, Hato La Libertad, Sabanalarga, Tauramena, extensa subregión geográfica-humana donde emergió la actual Villanueva.
   Alejandro  Barrera  Ávila,   Villanueva,  2009 – 2014



                    DIEZ REFERENTES TEÓRICOS DEL  MARCO GENERAL DE ESTA OBRA :

1.― " En el registro histórico es necesario tener en cuenta todos los hechos pertinentes al contexto del objeto de observación ".  
                                    (Licenciada Clemencia Romero Ramos – Villanueva 2009 ).

2 - " Quienes han vivido la historia pueden decir muchas cosas ciertas, pero los historiadores, según su capacidad o según su intencionalidad, pueden sesgarlas o interpretarlas muy a su criterio o interés personal. El historiador debe establecer criterios lo más científicamente apropiados, porque la historia es del que la escribe "                                                                       (  Licenciado Gil Roberto Ardila – Villanueva 2009).


3― " Creo que en la historia sobre los inicios de Villanueva se debe tener en cuenta el impacto social tan favorable de aquellas personas antiguas que sin saber leer ni escribir, o que escasamente habían asistido por uno o dos años a la escuela, sin embargo demostraron una sabiduría innata, un don de gentes en la manera tan acertada de tratar a las otras personas y de colaborar desinteresadamente en los eventos comunitarios o familiares. Ya fueran hombres o mujeres, es admirable la educación natural o espontánea con que aquellas personas sirvieron a sus congéneres ".
                   (Paulina Bohórquez Gama, vivifica la cultura llanera. Villanueva – 2010) .

4.-  " . . . . . es preciso saber apreciar y valorar también los gestos y los símbolos de los que son ricas las culturas populares . . . . ". 

                                                                                             (   Juan Pablo II - El Vaticano 2005 ).

5.- En el imaginario colectivo de los hombres y mujeres del llano, subsisten algunos fenómenos inexplicables ( el gigante, el silbón, la bolafuego ).  No obstante el gran interrogante que nos hacemos es ¿  por qué hoy en día no se presentan ? . No es desacertado afirmar que la desaparición de tales elementos sobrenaturales estaría ligada al avance de la civilización con todos sus efectos : contaminación, deforestacion, ruido . . . Los espíritus del llano, guardianes de la tierra, se alejan o desaparecen, relegándose a la memoria oral y a los relatos de quienes tuvimos la fortuna de observarlos en el pasado . " 
                                        ( Licenciada Yormary Rincón Parra , Villanueva 2012 )


6 - " Un pueblo que no se asoma a sus fuentes culturales no conoce su rostro " (Joaquín Piñeros Corpas ).
      " Donde  no se conserva piadosamente la herencia del pasado, pobre o rica, grande o pequeña, no esperemos que brote un pensamiento original  . . . . .  ".  ( Menéndez y Pelayo )   - Las dos anteriores  son citas del doctor Javier Ocampo López y del Licenciado Jaime Leguizamón Merchán, en la monografía : PACHAVITA - CUMBRE DEL HOMBRE , Academia Boyacense de Historia - 2011) .


 7.-  " La historia es directamente proporcional a la inteligencia humana, premia o castiga, de acuerdo al nivel de comprensión que tengamos de ella, pues somos los seres humanos los creadores de la historia, somos seres responsables y generadores de nuestras propias conquistas o fracasos, derivados de nuestra  ignorancia o asertividad.  Hagamos uso de la historia reconociéndola como una herramienta indefectible de lucha y reconstrucción de nuestra identidad y libertad ". 
                             ( Licenciado José Rodolfo Arias Moreno -  Villanueva, octubre de 2012 ).

8.- " Los hábitos adquiridos en esas múltiples interacciones entre emisores y receptores es lo que denominamos cultura ". 
          Francisco Helí Ramírez Fonseca, Academia Boyacense de la Lengua - Tunja 2012 ) .


9.- "En materia de conocimiento histórico no hay verdades definitivas, pues dicho conocimiento está en permanente construcción". 
                                                                   ( Historiador Pedro Gustavo Huertas, Tunja 2009 ).


10.- "
La actual crisis social-histórica   acelera el cambio de mentalidad frente a sí mismo (originalidad ), frente a la comunidad ( dignidad  humana ) y frente al país ( equidad social y honestidad ).
En la curva evolutiva de las recientes décadas viene creciendo el actual momento histórico en que las instituciones aprenden a descifrar la CIENCIA ÉTICA, mutando su concepto en una práctica del Ahora Cotidiano junto con los nuevos paradigmas evolutivos hacia una ponderable equidad social.
En piedemonte llanero y la Orinoquia, un excesivo énfasis educativo sobre el desempeño tecnológico e industrial viene eclipsando las vocaciones de las juventudes que desean estudiar pedagogía y ciencias sociales ".
   (Alejandro Barrera Ávila,  compilador, Villanueva 2010 ) .

PARA  CONTINUAR, HAGA   CLIK  EN:    entradas  antiguas .



2 comentarios:


  1. DISTINGUIDO LECTOR ( a ) LA OBRA COMPLETA Y EN ORDEN DE CAPÍTULOS LA ENCUENTRA EN EL PORTAL DEL 9 DE ASGOSTO 2012 : La joven ciudad de Villanueva ....

    ResponderEliminar

  2. LA OBRA COMPLETA ESTÁ EN EL PORTAL :

    Villanueva-casanare de agosto 9 de 2012

    ResponderEliminar